Pastor dice que el barco se alejó del puerto por el riesgo de explosiones en el litoral de Las Palmas

Share this post

El informe de Capitanía Marítima pinta un escenario muy negro de haber dejado el barco en el puerto

La ministra anuncia que el jueves comienza el sellado del pecio, hundido a 2.700 metros de profundidad

Rosa Cárdenes (@rosacardenesd)

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha defendido en el Senado la decisión de Capitanía Marítima de remolcar a alta mar el pesquero ruso Oleg Naydenov tras el incendio que se produjo a bordo cuando se hallaba amarrado en el muelle Reina Sofía del puerto de La Luz de Las Palmas de Gran Canaria ante el grave riesgo que suponía dejarlo en las cercanías del puerto. Además de respaldar todas y cada una de las actuaciones que se han llevado a cabo desde entonces, que según dijo son las contempladas en el plan de contingencias y en el Plan Marítimo Nacional, la ministra afirmó que el sellado del barco, hundido a 15 millas de las costas canarias y que hará la empresa noruega Otech con los dos nuevos robots submarinos que han llegado a la zona del hundimiento, comenzará el jueves.

La ministra compareció este martes para responder a sendas preguntas de las senadoras canarias María del Mar Julios (Coalición Canaria-CC) y Sandra Domínguez Hormiga (Asambleas Municipales de Fuerteventura-APM). Pastor respaldó la decisión de Capitanía Marítima de trasladas a alta mar el buque, de cuyo remolque se encargó el barco Miguel de Cervantes de Salvamento Marítimo y cuyo informe leyó en el pleno del Senado. Mantener el barco en el lugar de atraque, según dicho escrito, “hubiera supuesto un serio peligro para la seguridad de las personas, la integridad de las instalaciones portuarias y el litoral de la ciudad, explosiones de recipientes de gas a presión, emisión de refrigerante de la planta frigorifica del buque, incendio de tanques y explosión de sus atmósferas”.

Además de esto, continúa el informe, “posible vertido de combustible a las aguas del puerto y probable incendio de este con el riesgo de trasmisión del fuego a otros buques; contaminación de las playas de Las Alcaravaneras y La Laja, además de contaminación del agua de la potabilizadora. La única alternativa razonable era su traslado fuera del puerto”.

Según Pastor, las decisiones que se han tomado en la crisis del Oleg Naydenov “son las contempladas en el Sistema Nacional de Respuesta y en el Plan Marítimo Nacional, donde están recogidas todas las actuaciones y responsabilidades”, y afirmó que “ha habido coordinación y eficiencia en la utilización de medios de lucha contra la contaminación marina. Además, señaló, “ha habido cooperación y se ha hablado con el Gobierno canario, los ayuntamientos y cabildos, además de representantes sociales, asociaciones ecologistas, cofradías de pescadores y empresarios”.

La ministra apuntó que “hay un equipo técnico y humano de vigilancia que recoge fuel constantemente”, recordó que 48 horas después del hundimiento del barco Fomento contrató un equipo noruego para que un robot bajara más de 2.000 metros de profundidad e inspeccionara las condiciones del barco, y señaló que en la zona del hundimiento se encuentran ya dos nuevos robots que comenzarán el jueves a hacer el taponado.  “Vamos a dejar a los técnicos que tomen las decisiones y nosotros a aportar todos los medios humanos, materiales y tecnológicos necesarios”, apostilló.

En su intervención, la senadora María del Mar Julios criticó que un mes después del hundimiento aun salga fuel de los tanques del barco hundido. “A la velocidad con que se va el barco se va a vaciar y el fuel va a terminar vertiéndose al Atlántico”, dijo, y preguntó a la ministra por qué no se pudo sofocar el barco en el puerto y por qué se remolcó primero hasta las costas de Fuerteventura hasta que se llevó hacia el sur de Gran Canaria. “Por qué se paseó el barco por las zonas de más peligrosidad y donde, según los expertos, las corrientes hacen que los remolinos dispersen el fuel por todo el Archipiélago”, recalcó Julios.

La senadora canaria reprochó a la ministra que no se contara en esta crisis con los expertos de las universidades canarias, hasta que dos semanas después del hundimiento se creó un comité científico, y afirmó que la gestión ha sido “ineficaz e improvisada”. Muchos ciudadanos en Canarias “demandamos más recursos para evitar esta contaminación”, apuntó la senadora, quien avanzó que CC “va a seguir reclamando las competencias para el control del mar interior canario”.

Por su parte, Sandrá Domínguez Hormiga criticó “la falta de acciones de dirección” para evitar el vertido de combustible del buque pesquero ruso y lamentó que la máquinaria necesaria para taponar el pecio haya tardado un mes en llegar al Archipiélago. Denunció la contaminación que se está produciendo en Canarias y recordó que expertos en la materia y ecologistas han criticado las decisiones tomadas por Capitanía Marítima. “Ha sido un cúmulo de decisiones erróneas que han provocado un daño incalculable”, afirmó Domínguez, quien recalcó “la ausencia total de consideraciones medioambientales en la toma de decisiones”, en una zona como las Islas, “catalogadas por la Organización Marítima Internacional como zona marítima especialmente sensible”.

A este respecto criticó que, en la madrugada del 12 de abril, se remolcara el barco a 20 millas de las costas de Jandía (Fuerteventura), una zona de especial protección por la presencia en sus aguas de cetáceos y tortugas, y se preguntó “qué tipo de comunicación hay entre los ministerios para consentir que el barco fuera trasladado a alta mar”, donde se hundió con al menos 1.400 toneladas de fuel. Además, afirmó que hasta 11 playas de Gran Canaria se han visto afectadas por la presencia de restos de hidrocarburos.

 

 

Share this post

No comments

Add yours