La curiosa construcción del aeropuerto de El Matorral (II)

Share this post

En 1969 se inauguró, en El Matorral, el que es hoy en día el aeropuerto de Fuerteventura, dos décadas después de que la aviación civil operara primero en las instalaciones de Tefia y luego en Los Estancos. La construcción del aeropuerto fue una odisea para el Cabildo; para poder iniciar las obras, una vieja lancha norteamericana de la Marina desembarcó en el puerto maquinaria pesada que necesitaba y no tenía

Nieves Suárez

En marzo de 1964, las instalaciones aeroportuarias recibieron dos millones de pesetas, dentro del Plan de Obras, para comprar los terrenos necesarios para el proyecto del futuro aeropuerto internacional. Un ingeniero aeronáutico, contratado por el Cabildo, recorrió la isla para realizar un estudio de terrenos y vientos para ubicar al nuevo recinto aeroportuario. En 1965, las instalaciones de Los Estancos -el segundo emplazamiento del aeropuerto, después de Tefia- recibieron oficialmente la denominación de aeropuerto de Fuerteventura.

Los estudios realizados determinaron que la mejor localización del nuevo aeropuerto fuera a 28º latitud norte y 13º latitud o este o, lo que es lo mismo, en la zona conocida como El Matorral, a cinco kilómetros de Puerto del Rosario. Así que, en 1966, comenzaron las expropiaciones de los terrenos, pero durante la construcción del nuevo aeropuerto surgieron varios problemas. El primero fue que la isla no disponía de maquinaria pesada necesaria para las labores de allanamiento y acondicionamiento, por lo que el Cabildo tuvo que pedir ayuda al subdirector general de Infraestructuras, que envió dos rodillos “pata de cabra” y dos tractores D-5 bulldozer del desguace y una motoniveladora.

Para resolver el problema del transporte, el propio presidente del Cabildo se trasladó hasta Madrid y consiguió que una vieja lancha de desembarco norteamericana, prestada por la Marina, descargara los vehículos pesados en el puerto majorero, donde se tuvo que construir un muelle especial.

Ese mismo año, se adjudicó al Cabildo la ejecución de un nuevo proyecto redactado por la Dirección General de Infraestructuras del Ministerio del Aire, denominado “campo de Vuelos en el aeropuerto de Fuerteventura”, por un importe de 31 millones de pesetas, junto a las obras de “Ejecución del Edificio Terminal”, por 7´8 millones de pesetas. Con una pista de 1.800 metros y las obras del nuevo edificio terminal recién adjudicadas, El Matorral vio cómo las nuevas instalaciones se modernizaban, pero la magnitud de la obra desborda al Cabildo y empieza a temer por su financiación, por lo que se piensa en implicar a una empresa constructora y se pide a Cubiertas y Tejados que asuma  la ejecución del proyecto. Las obras del nuevo aeropuerto avanzan a buen ritmo y también surge la necesidad de contar con una vía de enlace entre el aeropuerto y la carretera de Puerto del Rosario.

Así fue como el 14 de septiembre de 1969 se  inauguró oficialmente el aeropuerto de El Matorral, donde el primero avión en tomar tierra fue un Focker27 de la compañía Iberia que realizó el trayecto Las Palmas-Fuerteventura-Lanzarote.

En los años 70, el I Consejo Económico Social de Fuerteventura declaró al sector del  Turismo como fuente económica para la Isla, que comienza a soñar con disponer de  mejores y modernas infraestructuras, como contar con un recinto aeroportuario  más preparado para el aterrizaje todo tipo de aeronaves y la llegada de más turistas, así como la necesidad de un hospital, una potabilizadora, un instituto de enseñanza media y un Parador Nacional.

Los primeros vuelos con países europeos se iniciaron en 1973, con la compañía Condor, que enlazó directamente a la ciudad alemana de Dusseldorf con Puerto del Rosario. En años posteriores, el aeropuerto vivió un incremento considerable en el número de operaciones que dio lugar a que, a partir del año 1978, se ejecutaran mejoras para adecuar el funcionamiento del aeródromo a las necesidades de los viajeros internacionales.

Ya en 1992 se recibió a más de 1.600.000 viajeros, lo que obligó a realizar una profunda reforma del área terminal y en el estacionamiento de aeronaves. Dos años más tarde, comienza la construcción de un nuevo edificio terminal, una plataforma para aeronaves, una calle de rodadura paralela a la pista de vuelo, la central eléctrica y la nueva carretera de acceso. Las obras se completaron con la ampliación del aparcamiento para vehículos y el desvío del trazado de la carretera de Puerto de Rosario al Matorral, en algo más de dos kilómetros, de los cuales 1,5 son de doble calzada. Por fin, las nuevas instalaciones estaban ya preparadas para atender a 5 millones de pasajeros anuales.

 AENA ha desarrollado en los últimos años un plan de obras de ampliación del nuevo área terminal de 85.000 m2, la puesta en servicio de una nueva Torre de Control y, por supuesto, la ampliación de la plataforma de estacionamiento de aeronaves, lo que le permite atender a cerca de cinco millones de pasajeros al año.

(Fotografía de AENA)

 

Share this post

No comments

Add yours