Canarias no está preparada para afrontar un vertido de fuel, denuncia el Grfav

Share this post

El Grupo de Rescate de Fauna y Apoyo al Voluntariado denuncia la ausencia de planes preventivos y la carencia de respuestas efectivas ante contaminaciones

Los hechos constatados durante la crisis que ha causado el hundimiento del Oleg Naydenov en aguas canarias, con la consiguiente llegada de restos de hidrocarburos a las playas del sur de Gran Canaria, demuestran que el Archipiélago “no está preparado para responder y combatir de manera rápida, efectiva y coordinada, una marea negra o tóxica que alcance las costas de las islas, independientemente de su magnitud”​. Así lo afirma la plataforma creada por el Grupo de Rescate de Fauna y Apoyo al Voluntariado (Grfav), donde advierte de que a día de hoy permanece el riesgo de un vertido, como se ha podido constatar con los casos recientes en Castillo del Romeral y El Cabrón en 2014, ambos en Gran Canaria, además del Oleg Naydenov.

Este lunes, el Grfav presentó su informe de las acciones realizadas tras la llegada de fuel a las costas de Gran Canaria por el vertido del pesquero ruso. Este grupo de trabajo, coordinado por un grupo de ocho personas, biólogos en su mayoría, operó entre los días 20 de abril y 11 de mayo, tras llegar a un acuerdo con los gobiernos central y canario, que asumen ahora estas tareas. En el documento, que consta de 119 páginas, explica que la amenaza de derrames en las islas es latente a causa de la elevada densidad de tráfico marítimo con sustancias tóxicas, a lo que se suma la vulnerabilidad que padece el Archipiélago por la ausencia de planes preventivos que reduzcan el grado de riesgo, y a la carencia de respuestas efectivas ante contaminaciones.

En el caso del Oleg Naydenov, destaca que este derrame no proviene de un buque dedicado al transporte de sustancias tóxicas, sino a un pesquero de 108 metros de eslora cuyo grueso del fuel vertido se ha alejado progresivamente de las islas. “Si se hubiera tratado de un buque de mayor envergadura, de un petrolero en condiciones ambientales más adversas o en otra localización, o si este pesquero se hubiera hundido en otro periodo del año o al norte de Gran Canaria, el grado de impacto en las islas habría podido ser muy superior”.

El grado de eficacia de las decisiones adoptadas para combatir la llegada de fuel al litoral “no corresponde a la eficiencia requerida”, y añade que la velocidad de las intervenciones tampoco se adecua a la inmediatez que exigen las respuestas para retirar el hidrocarburo llegado a las costas​. Asegura que la coordinación de los dos gobiernos con los ayuntamientos afectados no ha sido la apropiada, puesto que han obrado sin recibir protocolos precisos hasta transcurridos 7 días de la llegada del fuel a las costas y hasta que este grupo se reunió con los responsables de los tres municipios para informarles adecuadamente.

Hasta que se activó el Grupo de Rescate a la Fauna y Apoyo al Voluntariado, señala, la ciudadanía no recibió en tiempo y forma la información básica sobre los efectos del derrame y sobre cómo intervenir, y muchas personas se han expuesto al hidrocarburo durante días sin recibir indicaciones adecuadas, y sin los conocimientos y equipos de protección necesarios.

​Ante esta situación, el Grfav propone consolidar con urgencia un sistema de respuesta altamente cualificado, técnicamente formado y dotado de los recursos materiales y protocolos necesarios, para reaccionar ante futuros casos de contaminación aguda en las Islas Canarias; abordar con urgencia una evaluación rigurosa sobre los índices de riesgo de derrames de hidrocarburos u otras sustancias al medio marino en Canarias, adoptando las medidas preventivas para reducirlo. Medidas que van desde  protocolos de reacción ante supuestos accidentes, ensayos periódicos con sistemas de contención y extracción de fuel en el medio acuático y costero, mayor control sobre buques con cargas tóxicas en tránsito por las Islas y verificación del grado de cumplimiento de navegación en el marco de la Zona Marítima Especialmente Sensible -ZMES​.

Plantea también que el Programa de vigilancia satelital CleanSeaNet de la European Maritime Safety Agency (EMSA​) de la Unión Europea, debe permanecer permanentemente activado sobre las aguas canarias para aumentar la probabilidad de identificar aquellos buques que de forma deliberada derraman hidrocarburos o sustancias tóxicas al medio oceánico.

Igualmente, demanda que las ONB profesionales de medio ambiente, o con actividad permanente en una geografía, puedan participar en los gabinetes de crisis donde se evalúan y deciden las acciones de respuesta ante una marea negra o una catástrofe ambiental​. En la actualidad, la legislación vigente que regula la composición de los gabinetes excluye a estas entidades sociales, cuyas aportaciones y voz son determinantes en una crisis de esta naturaleza. En el caso del Grfav, este no fue incluido en los gabinetes de crisis, “hecho que ha obstaculizado seriamente el necesario intercambio de información actualizada”, ni conocer u opinar sobre las operaciones de retirada de fuel en las costas.

Señala, además, que es imprescindible efectuar de forma urgente y detallada un inventario de todo el litoral costero afectado por el fuel del Oleg Naydenov, que refleje las coordenadas exactas de cada localización, volumen de fuel presente, tipo de costa (rasa, callao, arena, acantilado, etc.), accesos posibles por tierra o por mar, a fin de elaborar un plan de choque para acometer la limpieza a fondo de estas costas, con apoyo de voluntariado.

Apunta que el hidrocarburo que alcance el litoral debe ser extraído en el menor tiempo posible hasta haber retirado la máxima cantidad de residuos, y que las operaciones de limpieza y el reconocimiento de las costas afectadas por el fuel debe efectuarse con mucha más frecuencia y empleando más personal profesional. A este respecto afirma que “el esfuerzo ha sido y continúa siendo del todo insuficiente”, y que a día 12 de mayo, fecha en la que firma su informe, “estos recursos están disponibles pero no han sido movilizados”.

(Imagen de las zonas de Gran Canaria afectadas por la llegada de restos de hidrocarburos incluida en el informe de Grfav)

Share this post

No comments

Add yours