La pequeña y mediana empresa se opone a la tasa turística en Canarias

Share this post

El impuesto sobre el alojamiento repercutirá de forma negativa en el sector servicios, afirma Cecapyme

La Confederación Canaria de la Pequeña y Mediana Empresa (Cecapyme) rechaza la Proposición de Ley para la creación del Impuesto sobre las Estancias en Establecimientos Turísticos Alojativos de Canarias, presentada por parte del Grupo Mixto el pasado 15 de febrero en el Parlamento de Canarias. Cecapyme sustenta su rechazo por los “perniciosos efectos” que tendría este impuesto no sólo sobre el sector turístico de la Comunidad Autónoma de Canarias, principal motor de la economía del Archipiélago, sino también sobre el sector servicios pues afectaría a todas las actividades económicas vinculadas de una u otra manera al turismo.

Para Cecapyme, la influencia del sector turístico en la economía de Canarias obliga a que las decisiones que se adopten respecto a este sector “se realicen de acuerdo a criterios de extrema responsabilidad, objetividad, conocimiento y valoración del impacto”, y exige que exista un amplísimo debate y, después, un  amplio consenso social.

La patronal empresarial entiende que son muchas las empresas y los trabajadores que dependen del devenir del sector turístico, en especial todos aquellos pertenecientes a los subsectores de servicios, entre los que se encuentra el comercio, agencias de viaje, el transporte, servicios de limpieza o la seguridad privada. Por ello, señala, se debe ser extremadamente responsable e indica que Canarias, “con la cantidad de familias que tiene en situación de pobreza y en exclusión social (35%), y la cantidad de personas que tiene en situación de desempleo, no puede permitirse adoptar medidas erráticas que impacten en el motor de su economía”.

Los empresarios reflexionan que en estos años de profunda crisis en Canarias, el turismo ha actuado de amortiguador por el peso que tiene en el PIB interno, y advierten de que “llevamos varios años beneficiándonos de la inestabilidad política que afecta a la región de África del Norte y Oriente Medio, situación que puede revertir en cualquier momento”. Por tanto, añade, no hay razón que pueda servir de base o justificación para propiciar iniciativas impositivas en el sector turístico “sin considerar siquiera el efecto disuasorio que la creación de este nuevo impuesto va a tener, no ya en los usuarios, sino en los propios intermediarios turísticos, de los que dependen la práctica totalidad de las empresas de alojamiento”.

Para Cecapyme es endeble justificar la nueva imposición haciendo comparaciones con otros destinos turísticos que ya tienen establecido un impuesto similar. En su mayoría, señala, se trata de destinos que como Barcelona, París, Londres o Nueva York son en sí mismos un reclamo turístico, donde los usuarios están dispuestos a asumir elevados precios de hotel y tasas adicionales incluidas. Sin embargo, destinos vacacionales con playas y buen tiempo hay en muchos sitios, y los destinos competidores de Canarias se beneficiarían indirectamente con la nueva imposición.

 

Share this post

No comments

Add yours