Cuatro años de desconfianza de los pilotos en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea

Share this post

Estos profesionales consideran insuficiente la labor de la Ciaiac para investigar los incidentes

Las principales instituciones públicas encargadas de velar por la seguridad aérea en España no cuentan con la aprobación de los pilotos a su gestión como queda constatado, una vez más, en el estudio de percepción sobre el sector aéreo que realiza el Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (Copac) desde hace cuatro años. Los pilotos consideran que el sector aéreo debería de contar con un mayor apoyo por parte del gobierno y apuntan al deterioro profesional, el desempleo, la debilidad de la industria y el deterioro de la seguridad de las operaciones, entre los principales problemas del sector aéreo en España.

En el caso concreto de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), los pilotos consideran que esta no cumple de forma adecuada con sus funciones de supervisión de las operaciones aéreas y defensa de los derechos de los pasajeros. En la valoración que hacen estos profesionales sobre AESA, de 0 a 10, la agencia estatal no sale bien parada, con medias que no superan el 3,3 del año 2011; 3,2 en 2012; 3,1 en 2013 y 3,2 en 2014 según el Aerobarómetro de Copac.

Las bajas valoraciones de los pilotos sobre su confianza en la agencia estatal, que se manifiesta a la hora de realizar reportes de seguridad, denotan que estos profesionales no se sienten respaldados por la AESA. Así, un 23 por ciento de los pilotos reportó a la agencia, a través del servicio de notificación de sucesos, por diferentes motivos y referidos en su mayoría a operaciones y ATS. Además, experimentan un bajón los informes a Enaire respecto a 2013. Por el contrario, los pilotos manifiestan más confianza a la hora de hacer estas notificaciones en el Colegio Oficial de Pilotos, las compañías aéreas y el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla).

Estos profesionales de la aviación, que creen que la agencia debería incorporar pilotos en su organigrama para asumir funciones relacionadas con la operación aérea (9,3) y que el Plan Estatal de Seguridad Operacional (PESO) puede mejorar la seguridad de las operaciones aéreas (6,1), valoran a la baja la gestión de la AESA en la protección de los derechos de los pasajeros y defensa de los intereses de la sociedad (3,6) y le otorgan solo un 2,4 en la adecuada supervisión de las operaciones de vuelo.

Por su parte, la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Aéreos de Aviación Civil (Ciaiac), adscrita al Ministerio de Fomento, y encargada de investigar este tipo de sucesos cuando se producen en territorio español, no supera el 3,8 si bien su gestión es mejor valorada que en los tres años anteriores. Los pilotos consideran insuficientes los esfuerzos dirigidos a investigar los incidentes y mejorable la elaboración de los informes en un plazo razonable.

La valoración general del proveedor de servicios Enaire sube un punto respecto a 2013 y se sitúa en un 4,4 en 2014, aunque los pilotos perciben de nuevo como poco eficaz su gestión en la aplicación de controles de security a las tripulaciones en los aeropuertos, mientras que la Dirección General de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Fomento y encargada, entre otras funciones, de velar por la seguridad de las operaciones aéreas, obtiene en este ranking un 3,1 respecto al nivel de confianza de los pilotos.

A pesar de las bajas valoraciones de los aviadores respecto a la gestión de las instituciones españolas en los últimos cuatro años, en la que se confirma “inmovilismo”, los datos del Aerobarómetro muestran, según Copac, que “es posible un cambio positivo para crear un clima de confianza que redunde en una mejora de la seguridad y del servicio al pasajero”. Prueba de ello son los datos acerca de la compañía Iberia cuya percepción mejora de forma notable entre los pilotos. Así, la alta dirección obtiene un 6,1 (frente al 1,8 de 2013) y la dirección de operaciones un 7,8 (un 1,3 en 2013).

Un clima de confianza entre profesionales, autoridades aeronáuticas y aerolíneas es fundamental, según Copac, para conseguir un sector aéreo capaz de ofrecer expectativas de futuro para el sector y que permitan recuperar a los profesionales cualificados que en los últimos años han emigrado a otros países. Según los datos del Aerobarómetro de 2014, un 32 % de los encuestados se encuentra buscando trabajo en el extranjero.

 

 

 

 

 

.

Share this post

No comments

Add yours