El sargento Jhonander Ojeda, junto al helicóptero siniestrado en octubre de 2015

Defensa comunica a las familias el fallecimiento de los militares desaparecidos

Share this post

Los militares murieron en el interior del helicóptero que se accidentó hace justo una semana a 45 millas de la costa marroquí

 

AMPLIACIÓN/ El juez togado militar que instruye la causa del helicóptero del SAR accidentado hace una semana cuando volaba desde Mauritania a Gran Canaria ha comunicado a las 19:05 horas de este jueves al ministro de Defensa, Pedro Morenés, el fallecimiento de los tres militares que volaban a bordo de la aeronave siniestrada, los pilotos José Morales Rodríguez y Saúl López Quesada y el sargento Jhonander Ojeda Alemán, único superviviente de la tragedia que ya sufrió el SAR en marzo de 2014. Morenés acaba de ofrecer una rueda de prensa sin preguntas de apenas dos minutos en la que se ha limitado a hacer público oficialmente el hallazgo de los cuerpos de los tres militares. La localización de los tres cuerpos en el interior de la cabina ha sido comunicada por el ministro a las familias unos minutos después de recibir una llamada telefónica del juez togado militar, que se encuentra a bordo del buque de acción marítima Rayo situado en la zona de búsqueda para intervenir en el izado de la aeronave a la superficie.

En su breve comparecencia, Morenés ha señalado que en las próximas 48 horas se intentará llevar a cabo el izado de la nave, cuya extracción se ha complicado en las últimas 30 horas debido a las malas condiciones del mar, con una marejada y olas de entre 2 y 4 metros. El ministro de Defensa ha subrayado con solemnidad que garantizar la recuperación de los cuerpos de los tres militares fallecidos, así como la seguridad personal de todos los buzos que intervendrán en la operación, es ahora la prioridad absoluta para su departamento. El SAR y las familias golpeadas por la tragedia de 2014 ya acumulaban un dramático precedente con el rescate del helicóptero que se estrelló en marzo en el mar. Durante su izado desde 2.400 metros de profundidad, la nave se fracturó y dos cadáveres se perdieron en el mar. Al final de la operación, un golpe de mar provocó a su vez un choque de la grúa con el casco del barco que realizaba la operación, lo que causó la caída al agua de un tercer cuerpo que tuvo que ser recuperado por buzos de la Armada. Cuando la hacían, un desprendimiento de parte del fuselaje puso en riesgo a los propios buzos. Es este cúmulo de circunstancias el que ahora tratará de evitar Defensa en este nuevo y trágico episodio del servicio aéreo de rescate con base en la isla de Gran Canaria.

En este accidente de 2015, el segundo del SAR en 19 meses en aguas de Canarias, los tres militares resultaron muertos por causas que se desconocen en el interior de la cabina del helicóptero accidentado, que fue localizada a mediodía de ayer en el mar, a unos 45 metros de profundidad, donde se hundió horas después de que el Super Puma realizara un aparente amerizaje de emergencia.

La comunicación oficial se ha producido 30 horas después de que Defensa notificara a las familias el hallazgo de la cabina del helicóptero. Según los primeros indicios, los tripulantes del helicóptero ni siquiera llegaron a abandonar la nave cuando ésta se accidentó a 280 millas de Gran Canaria y 45 de la costa de Marruecos. Ahora, Defensa tendrá que averiguar qué motivó este accidente con el resultado de tres muertes.

Se trata del segundo accidente de un helicóptero del SAR en aguas de Canarias en año y medio, con un balance total de 7 militares fallecidos. Entre los tres militares que han perdido la vida en este segundo accidente se encontraba el sargento Jhonander Ojeda Alemán, que había logrado sobrevivir de forma casi milagrosa al siniestro de marzo de 2014, que le costó la vida a sus compañeros Daniel Pena Valiño, Carmen Ortega Cortez, Sebastián Ruiz Galván y Carlos Caramanzana Álvarez.

Share this post

No comments

Add yours