Densa niebla, nieve y azules en el Teide

Share this post

Los viajeros que visitaron este domingo el Parque Nacional cruzaron una densa niebla en las carreteras de acceso a este espacio natural, para toparse después con el Teide bajo un cielo azul intenso

Rosa Cárdenes (@rosacardenesd)

 La niebla en carreteras de montaña como las de acceso al Parque Nacional del Teide, en Tenerife, es habitual, pero no siempre tan densa como la que este domingo tuvieron que atravesar residentes y turistas que subieron a las cumbres atraidos por el volcán nevado. La niebla alcanzó incluso el interior del parque en zonas como Izaña y disfrutar del paisaje en una larga parte del recorrido era algo impensable. Una vez pasado El Portillo, y a menos de diez kilómetros del Teide, la visibilidad iba mejorando dejándose ver el volcán bajo un cielo azul intenso.  

Rubén del Campo, observador meteorológico de Aemet en Izaña, señala que la niebla es muy habitual en espacios de montaña y, en el caso de Tenerife, es una de las razones por las que el Norte de la isla es tan verde por sus beneficios en la vegetación. El hecho de que la niebla sea más densa estos días y alcance alturas superiores se debe, indica, a los vientos del Norte de la borrasca que afectó la semana pasada a Canarias. “Los vientos empujan las nubes y al meternos en ellas lo que tenemos es niebla”. También aclara que las nubes de estos días no guardan relación con el llamado mar de nubes, un fenómeno natural en el que las nubes quedan por debajo del parque nacional y suelen alcanzar los 1.500 metros de altitud en invierno y 1.200 en verano.

Si bien Aemet da avisos por niebla en zonas pobladas, en el caso de las cumbres de Tenerife esto no ocurre porque es una zona deshabitada, “pero todo el que sube a la montaña debería de saber que se puede encontrar mal tiempo en invierno”, indica, y aboga por  “divulgar cómo es el clima de las Islas Canarias y que sus inviernos tienen los fenómenos típicos de la estación, como viento, niebla y lluvia”.

Este domingo, el viento reinante en las cumbres impidió al teleférico reanudar su actividad y a algunos de los residentes y turistas que se hallaban cerca de sus instalaciones les llamó la atención el hecho de que el tiempo se suavizara a medida que se iban acercando al Teide, con temperaturas incluso más altas a pesar de estar a mayor altitud. Del Campo explica que, dentro de la caldera de Las Cañadas, “la temperatura es más agradable porque el propio volcán hace de barrera e impide que lleguen las nubes. Si en la zona de Izaña había 3,5 grados es muy probable que en la zona del Parador y del Teide la temperatura fuera mayor”. De hecho, en la zona del establecimiento hotelero, muy próxima al Valle de Ucanca, a la una de la tarde la temperatura era de 13ºC , o sea 9ºC más que en Izaña a la misma hora, señala.

Con respecto al temporal de la semana pasada por el que se llegó a declarar la alerta máxima en Canarias por fuertes vientos, señala que, en Izaña, hubo viento huracanado en la madrugada del viernes a sábado con racha de viento máxima de 175 kilometros por hora. Además, entre las tres de la tarde del viernes hasta las 10 de la mañana del sábado, la velocidad media del viento estuvo por encima de los 100 km/hora. Otro dato a destacar es el agua que cayó pues en Izaña “se recogieron durante los tres días de la borrasca 101 litros por metro cuadrados, la cuarta parte de lo que llueve en un año en esta zona”, señala Del Campo. Comenta también que se recogieron alrededor de 400 litros por metro cuadrado en el otoño climatológico (septiembre, octubre y noviembre), cuando el promedio en ese periodo es de 75, lo que significa que ha llovido cinco veces más que la media.

Con todo, Rubén del Campo subraya que no es extraño tener temporales de viento y lluvia en este periodo del año en Canarias. “El otoño es la época en la que más nos visitan las borrascas atlánticas, de vez en cuando nos visitan borrascas muy profundas que provocan un gradiente de presión importante, es decir, en pocos kilómetros la diferencia de presión es muy acusada y causan vientos y precipitaciones”.

Share this post

No comments

Add yours