ECA y Sepla denuncian que los pilotos jóvenes tengan que pagar a las aerolíneas por volar sus aviones

Share this post

La Asociación Europea de Pilotos pide a las autoridades aeronáuticas que acaben con esta “inaceptable” práctica

La Asociación Europea de Pilotos (European Cokpit Association-ECA) denuncia la “inaceptable pero creciente” práctica de compañías aéreas y agencias intermediarias en Europa de hacer pagar a los pilotos jóvenes para volar sus aviones de pasajeros y pide a las autoridades aeronáuticas europeas que prohíban este tipo de modelos de Pay-to-fly (P2F). “Cuando los pilotos jóvenes tienen que pagar a una aerolínea para volar sus aviones de pasajeros, algo está fallando seriamente”, indica ECA, denuncia a la que se suma el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla).

Según la Asociación Europea de Pilotos, estas modalidades, también llamadas entrenamiento en línea auto-financiado, requieren que los nuevos pilotos compren un paquete de horas de vuelo para así ganar experiencia. Por lo general, estas horas de vuelo son parte de la ‘habilitación de tipo’, un curso de formación estándar para cada  tipo específico de aeronave, que es parte de la carrera profesional de cada piloto. “Las aerolíneas están constantemente reinventando modelos para conseguir mano de obra barata, como la contratación de trabajadores por cuenta propia o falso pilotos autónomos, los pilotos con contratos de agencia de trabajo temporal o con contratos de cero horas”, dice el presidente de ECA, Dirk Polloczek.

“Pero Pagar por Volar (P2F) lleva estas prácticas inaceptables a un nivel completamente diferente: el empleo de los jóvenes pilotos ya no es una inversión por parte de la aerolínea en su personal, sino un simple generador de ingresos. Es un abuso contundente y una explotación de jóvenes pilotos con baja experiencia, pilotos que están desesperados por encontrar un puesto de trabajo”, señala. Esta es la razón, explica Polloczek, por la que los jóvenes pilotos han dicho “basta” y han iniciado la petición Stop P2F.

Por su parte, Philip von Schöppenthau, secretario general de ECA, afirma que “las prácticas P2F desalientan a los jóvenes pilotos, hombres y mujeres, a unirse a la profesión, o una vez que hicieron su formación inicial de piloto los empuja a la explotación financiera, haciéndoles pagar de 30 a 50.000 euros por un contrato P2F, añadiéndolos a los ya elevados costos de su formación inicial”. Además, añade, “P2F ofrece un incentivo perverso para que un piloto vuele a cualquier precio. Pocos se atreven a admitirlo, pero cuando tienen que pagar hasta 50.000 euros por volar un avión, se lo piensan dos veces antes de decidir no volar en caso de sentirse enfermo o cansado”.

Al respecto afirma que los pilotos jóvenes deben centrarse en su tarea y dar prioridad a la seguridad, “en lugar de tener que preocuparse por las consecuencias financieras y de su carrera durante la toma de decisiones relacionadas con la seguridad”.

Con sólo unos pocos puestos de trabajo que se ofrecen, indica ECA, los pilotos que no tienen mucha experiencia de vuelo (por lo general menos 1.500 h) están atrapados en una situación que es como la “pescadilla que se muerde la cola”, porque “el no tener horas de vuelo suficientes para conseguir un puesto de trabajo significa que no tienen la posibilidad de adquirir uno; y sin trabajo no hay manera de conseguir la experiencia necesaria para ser contratado.

ECA denuncia que el modelo P2F “explota y exacerba” esta situación que afecta a los jóvenes pilotos, que se suma a la deuda de 70.000 a 130.000 euros que contraen con el banco desde el inicio de su carrera, y que por lo general no tienen perspectiva alguna de que la empresa les vaya a contratar después de que termine su contrato P2F. La asociación indica, además, que en un reciente informe sobre ‘formas atípicas de empleo en la aviación’, llevado a cabo por la Universidad de Gante (Bélgica), los investigadores han identificado la modalidad de P2F como una de las formas “más extremas de explotación y de empleo de los pilotos” y recomiendan que se prohíban.

Share this post

No comments

Add yours