El cachalote pigmeo hallado en Fuerteventura varó a consecuencia de su enfermedad

Share this post

El cachalote pigmeo que apareció el pasado 20 de noviembre, en la costa de Fuerteventura, varó a consecuencia de una enfermedad crónica grave que padecía el animal, según ha determinado del equipo de veterinarios del Instituto Universitario de Sanidad Animal (IUSA) que dirige el catedrático de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc), Antonio Fernández, encargado de realizar la necropsia al zifio.

En el informe preliminar, los veterinarios descartan patología embólica gaseosa y grasa detectada en los zifios varados durante las maniobras militares y el uso del sonar, e indican que padecía una enfermedad crónica grave del sistema nervioso central que interpretan como la principal causa del varamiento vivo del animal. El zifio murió poco después por síndromes de estrés del propio varamiento y por problemas cardiovasculares crónicos. Las principales patologías que presentaba el ejemplar hallado en Costa Calma son: encefalitis crónica de etiología infecciosa, dermatitis generalizada en zonas no pigmentadas, y cardiomiopatía crónica que desencadenó un fallo multiorgánico y la muerte poco tiempo después del varamiento.

El cachalote pigmeo (Kogia breviceps) adulto, de 2,9 metros de longitud y 300 kilos de peso, fue encontrado varado la playa de Costa Calma y trasladado después hasta la estación biológica de La Oliva para su análisis por el equipo de la Universidad. Este ejemplar está recogido entre las especies protegidas por la Unión Europea a través de la Directiva Hábitat dentro del Anexo IV para especies consideradas de Protección Especial.

Share this post

No comments

Add yours