El Cielo Único Europeo “permitiría un ahorro” de 5.000 millones anuales

Share this post

Cada año 1.400 millones de pasajeros transitan por más de 400 aeropuertos europeos

Cada año 1.400 millones de pasajeros transitan por más de 400 aeropuertos de Europa y 10 millones de vuelos surcan los cielos europeos. Este es uno de los datos que pusieron sobre la mesa los participantes del debate que se celebró este viernes, en Madrid, a iniciativa de la Oficina del Parlamento Europeo en España y en el que se abordó la última propuesta legislativa para eliminar las actuales barreras en la consecución del Cielo Único Europeo, conocido como SES II + (Single European Sky) y lanzada por la Comisión Europea en diciembre de 2013. Se estima que el Cielo Único Europeo permitiría un ahorro de 5.000 millones de euros al año.

El objetivo del Cielo Único Europeo es acabar con la fragmentación del espacio aéreo comunitario, reduciendo a 9 los bloques de control aéreo que abarcan 31 países, lo que permitiría, entre otras ventajas, triplicar la capacidad del espacio aéreo, rutas directas y reducir el impacto ambiental con menor consumo de combustible por parte de las aeronaves.  Según Bruselas, los cielos europeos corren el riesgo de congestión por la gran actividad aeronáutica y las ineficiencias de la actual fragmentación del espacio aéreo, que alargan las distancias de los vuelos, generan altísimos costes para las compañías y pasajeros, y obliga a las aeronaves a consumir más combustible, emitiendo por tanto más CO2 a la atmósfera.

En el debate de este viernes participaron cuatro eurodiputados y una amplia representación de los sectores implicados en la navegación aérea europea, que abordaron la propuesta legislativa para crear un Cielo Único Europeo que arrancó en 1999 y que se ha traducido con el tiempo en varios paquetes legislativos aprobados entre 1999 y 2009. “Diez años después de aprobarse las últimas reglas europeas dicho objetivo está aún lejos de completarse”.

El hecho de que el cielo europeo se encuentre fragmentado en 31 países con sus correspondientes áreas de control, se traduce en importantes costes fruto de duplicidades en la gestión del tránsito aéreo, indica la Oficina del Parlamento Europeo en España. Esto implica, por ejemplo, que un avión que salga de Madrid con destino a Estocolmo es sometido a la supervisión de varias compañías nacionales de control aéreo, cuando esta misma función la podrían cumplir apenas dos.

“Si esta situación la trasladamos al hecho de que diariamente 27.000 aviones sobrevuelan Europa, que son controlados por 17.000 controladores distribuidos en 66 centros de control de 31 áreas geográficas, el resultado es abrumador: se estima que el cielo fragmentado europeo supone anualmente unos 5.000 millones de euros de coste adicional, con el consecuente impacto en el precio final del billete”, subraya.

(En imagen, propuesta de la Comisión Europea sobre 9 sectores FAB. Oficina del Parlamento Europeo de España)

Share this post

No comments

Add yours