Cielo: avión en vuelo. Fotografía: ATCpress

El Colegio de Pilotos da su respaldo al vuelo científico del Sky Polaris alrededor del mundo

Share this post

El piloto Miguel Ángel Gordillo comenzará este 1 de octubre una nueva fase de la gran aventura científica y aeronáutica que protagoniza a los mandos del avión RV8, construido por él mismo, que retoma este sábado el vuelo para completar la vuelta al mundo sobrevolando los dos polos terráqueos con una aeronave de menos de 1.500 kilos. El Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC) patrocina este proyecto científico y aeronáutico, denominado Sky Polaris, uno de cuyos objetivos es medir la concentración de hollín en la atmósfera y aportar datos que permitan conocer su impacto en el calentamiento global.

Gordillo despega a los mandos de la aeronave RV8, construida por él mismo a lo largo de diez años. El Sky Polaris es un proyecto científico impulsado por el Instituto Interuniversitario de Investigación del Sistema Tierra en Andalucía y la Universidad de Granada, pero también cuenta con el patrocinio del Colegio de Pilotos, como explicó este viernes el COPAC a través de una nota de prensa.

En esta nueva fase del proyecto, tras una primera iniciada en febrero pasado, el aviador Gordillo recorrerá en vuelo varios países de África y Oceanía para cruzar el Polo Sur y regresar por Sudamérica, retornar a África y completar así la vuelta al mundo. Durante la primera fase, Gordillo despegó en febrero de España y voló sobre Senegal, Brasil, Colombia, Venezuela, Guatemala, México, Bahamas, Canadá, el Polo Norte, Noruega y Alemania. Esta primera parte de la hazaña se completó con el aterrizaje del RV8 en el aeródromo madrileño de Cuatro Vientos.

El COPAC enfatiza en su nota que la aeronave construida por el propio piloto “constituye una plataforma científica adaptada a la misión y equipada con tecnología que mide la concentración de hollín en vuelo”. Para el colegio oficial, es especialmente importante el papel del aviador Gordillo, “ya que debe enfrentarse a múltiples dificultades en la gestión de la operación aérea, soportando bajas temperaturas y largas jornadas en vuelo, así como a complejos procesos burocráticos para el sobrevuelo por diferentes países con una aeronave que él mismo ha construido a lo largo de diez años”.

Share this post

No comments

Add yours