El control aéreo: una profesión de precisión

Share this post

Los controladores abogan por mayor presencia en el modelo aeronáutico en pro de la seguridad aérea

El control aéreo es una profesión de precisión en un sector en el que no hay margen para la improvisación. Esta es una de las aseveraciones hechas por los ponentes en el transcurso del seminario a periodistas que impartió este lunes la Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aereo (Aprocta) sobre la labor que desempeña el controlador aéreo, y donde la asociación ha destacado que los profesionales del control aéreo deben tener más presencia en el modelo aeronáutico en pro de la seguridad aérea.

La jornada formativa de Aprocta, creada en 2009 y que aglutina hoy en día a 1.260 asociados, tuvo lugar en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid. El principal objetivo de la asociación profesional mayoritaria de controladores aéreos es trabajar para asegurar la calidad en la formación de los profesionales y el mantenimiento y mejora de los estándares de seguridad de la navegación aérea,

La apertura corrió a cargo del presidente de Aprocta, Jesús Gómez Lera, quien habló sobre el estado actual del transporte aéreo y el progresivo crecimiento, en las últimas décadas, de un sector “clave” para el futuro de la economía española, que mueve cerca de 200 millones de pasajeros con 2 millones de vuelos al año y que representa el 7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Entre otros aspectos dio algunos datos acerca de la red españolas del transporte aéreo, que cuenta con 4 Centros de Control situados en Madrid, Barcelona, Sevilla y Gran Canaria, y 3 TACC en Palma de Mallorca, Valencia y Santiago, con un total de 36 torres de control donde los controladores informan y separan aviones con seguridad, orden y rapidez.

Por su parte, Fernando Marián de Diego, vocal técnico de la asociación, disertó acerca de la labor de estos profesionales con su ponencia, ‘‘Controladores de tránsito aéreo: quién, cómo, cuándo y dónde”. Así, comentó que los objetivos de los servicios de tránsito aéreo son: prevenir colisiones entre aeronaves, acelerar y mantener ordenadamente el movimiento del tránsito aéreo; asesorar y proporcionar información útil para la marcha segura y eficaz de los vuelos; y notificar, cuando se diera el caso, a los organismos pertinentes respecto a las aeronaves que necesitan ayuda de búsqueda y salvamento, y auxiliar a dichos organismos, según sea necesario.

Señaló que el control aéreo “es una profesión de precisión” y afirmó que en la aviación “no hay margen para la improvisación”. Además, se refirió a las distintas fases del vuelo y a quiénes trabajan en las torres de control y quiénes en los centros de control, diferenciando entre controladores de aproximación y los controladores de área o ruta. Señaló además que los aviones no están en comunicación con más de un controlador a la vez para evitar contracciones y duplicidades.

Durante esta jornada se ha destacado la importancia de las investigaciones técnicas de accidentes aéreos, haciendo hincapié en su valor para establecer correcciones en el sistema aeronáutico con el objetivo de continuar mejorando los estándares de seguridad. Asimismo, se ha llamado la atención sobre la necesidad de que las comisiones de investigación desarrollen informes de seguridad que permitan detectar posibles fallos en el sistema antes de que deriven en un incidente o accidente aéreo.

El seminario contó también con la intervención del controlador aéreo Fernando de Pablos; Susana Romero, secretaria de comunicación de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA); Alejandra Gil, responsable de comunicación de Aprocta; y Jesús Pedraz, portavoz colaborador de Aprocta, que participaron en una mesa redonda sobre ‘quién es quién en el mundo de la aviación’. Aprocta ha aprovechado la celebración de este evento para abrir un debate sobre la necesidad de una mayor especialización en los medios de comunicación.

 

 

 

 

 

 

Share this post

No comments

Add yours