El paro de controladores podría afectar este fin de semana a 2.104 vuelos

Share this post

Eurocontrol ya anticipa que el impacto será muy limitado ante el 80% de servicios mínimos y USCA reprocha a Enaire su negativa a negociar desde el miércoles: “Es falso que exista diálogo permanente”, asegura Susana Romero

 

Los paros de los controladores aéreos previstos para este sábado y domingo podrían afectar en potencia a un total de 2.104 vuelos, 255 de ellos hacia, desde o sobre las Islas Canarias, según datos aportados por el gestor de navegación aérea, Enaire. Los paros se realizarán entre las 10:00 y las 13:00 horas del sábado y las 17:00 y las 20:00 del domingo (hora peninsular española) ya sin ninguna posibilidad de desconvocatoria, debido a la falta de acuerdo entre Enaire y los convocantes, la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA). Enaire ha mantenido su negativa frontal a desactivar los expedientes disciplinarios y las sanciones impuestas a 61 controladores aéreos de Barcelona, así como a dejar sin efecto el despido de otro profesional en Santiago, como resaca del virulento conflicto del puente de la Constitución de 2010, que desembocó en el cierre del espacio aéreo, la declaración del estado de alarma y la militarización de los centros de control.

La portavoz de USCA, la controladora Susana Romero, explicó hoy que el último encuentro sin acuerdo se celebró con Enaire el pasado miércoles 8 de julio y que a partir de ahí ha quedado interrumpido todo diálogo. “Enaire dice que mantiene abiertos los cauces para un diálogo permanente, pero eso es absolutamente falso. Desde la última reunión del miércoles no hay previsto ningún tipo de encuentro y por tanto tampoco hay ninguna posibilidad de llegar a un acuerdo que permita cancelar los paros”. Romero asegura que Enaire no se ha movido de “su negativa total y absoluta a negociar”.

Este fin de semana transitarán por el espacio aéreo sujeto al control de los profesionales españoles, entre vuelos y sobrevuelos, un total de 11.883 aviones. De ellos, 6.010 corresponden a la jornada del sábado y 5.873, a la del domingo. El número de vuelos potencialmente afectados por los paros fraccionados se sitúa en 1.104 en todo el espacio aéreo español el sábado y 1.000 el domingo, según datos facilitados a esta web por Enaire.

En el caso de Canarias, uno de los territorios insulares para los que Enaire invoca una atención especial en su declaración de servicios mínimos, por su condición insular, el número total de vuelos asciende a 1.546 en todo el fin de semana, 812 de ellos el sábado. Los vuelos previstos durante las franjas horarias de los paros es de 120 el sábado y 135 el domingo.

Pero, ¿cuál será el impacto real sobre los usuarios? No podrá saberse con claridad hasta el mismo sábado, cuando se notifique a los centros de control la categoría específica del personal sujeto a servicios mínimos, pero todo permite vaticinar que el impacto será muy reducido. Fomento ha subido el porcentaje de servicios mínimos del 70 por ciento dictado en el paro de junio al 80 por ciento previsto para la nueva tanda de protestas convocadas por USCA. Pero la clave está en cuáles serán las posiciones sujetas a servicios mínimos: si como ocurrió en junio estos se extienden a todos los controladores de frecuencia (los que están contacto directo con los aviones) el efecto visible del paro será prácticamente nulo. Así lo reconoce ya desde hoy mismo Eurocontrol.

En un documento aún más extenso que el dictado en junio, el Ministerio de Fomento invoca una variada gama de razones para establecer estos servicios mínimos, que los controladores consideran abusivos, contrarios a su derecho a ejercer legítimamente el derecho constitucional a la huelga y motivo suficiente para recurrirlos ante los tribunales. Fomento argumenta a su vez el carácter estratégico de la navegación aérea, la obligación de mantener la prestación de servicio esencial a los territorios insulares de Canarias y Baleares, el aumento del tráfico aéreo en fechas vacacionales y, desde el punto de vista de los usuarios, la contratación por parte de muchos pasajeros de paquetes de viaje que no permiten cambios para eludir las fechas de los paros.

USCA, p0r su parte, lamenta que Enaire se haya enquistado en la negativa a alcanzar acuerdos, con el argumento de que tanto las sanciones impuestas  a los controladores de Barcelona como el despido del profesional de Santiago están incursos en nuevos procedimientos judiciales. Susana Romero entiende que, si tuviera voluntad de negociar, Enaire habría sido capaz de explorar vías de acuerdo, como la conciliación, y que si no lo ha hecho es simplemente porque no quiere.

En una entrevista con ATCpress, Susana Romero vinculó la inflexilibdad de Enaire con la permanencia en puestos clave del Ministerio de Fomento de personas que tuvieron responsabilidad directa en los conflictos de diciembre de 2010, entre ellas Carmen Librero, entonces responsable de navegación aérea y actual secretaria general de Transportes en el Ministerio de Fomento. Pincha este enlace y lee aquí la entrevista completa a Susana Romero.

 

Share this post

No comments

Add yours