El rayo que puso en jaque el Tenerife Norte causó “daños masivos” en la radioayuda

Share this post

Enaire da por normalizada la situación operativa en el aeropuerto, aunque mantiene un nivel de vigilancia extra tras la reparación de la instalación dañada por la tormenta eléctrica

 

La situación operativa del aeropuerto Tenerife Norte ya está totalmente normalizada tras la reparación de la avería de la radioayuda (un radiofaro VOR) afectada el jueves por la caída de un rayo en la montaña de Taborno, en la zona de Anaga, aseguró este domingo a esta web el gestor de navegación aérea, Enaire. La descarga eléctrica provocó según Enaire “daños masivos” que se pueden categorizar como “catastróficos”, pero el gestor de navegación “desplegó todos los medios materiales y humanos” para resolver lo antes posible la avería y poner fin a los trastornos que afectaron a aerolíneas, pasajeros y profesionales. El esfuerzo de los técnicos de mantenimiento de Enaire tuvo su recompensa a última hora del sábado con la total reparación del VOR y su puesta en servicio.

A consultas de esta web, Enaire señaló que la calibración de los sistemas tras la avería finalizó el sábado y que sí se mantiene un nivel especial de monitorización, es decir, un nivel de supervisión adicional para constatar durante los próximos días que los sistemas mantienen el funcionamiento correcto. Esta vigilancia especial se produce, sostiene Enaire, por la severidad de la avería sufrída por el VOR, una instalación integrada por antenas que quedó fuertemente dañada tras la tormenta eléctrica de la noche del jueves y en la que no se pudo actuar durante las primeras horas precisamente por el riesgo de caída de rayos sobre los operarios de mantenimiento.

Enaire desplazó el viernes a Tenerife un avión de calibración para participar en el proceso de restablecimiento de la radioayuda, pues el proceso de reparación exige que sea ‘volada’, es decir, probada desde una aeronave especialmente diseñada para ello. Este mismo avión trasladó a Tenerife materiales de repuesto adicionales. El avión de calibración tuvo que aterrizar en el aeropuerto Tenerife Sur debido al cierre operativo de Tenerife Norte en la noche del viernes.

Enaire da por totalmente normalizada la situación tras la reparación culminada por los técnicos en la noche del sábado y asegura que algunos trabajos complementarios que se realizan con posterioridad no tienen incidencia alguna en el funcionamiento ordinario del aeropuerto. Según la misma fuente, en la noche del sábado no se reprodujo la situación de ‘Rate 0’ (cierre operativo del aeródromo) que se había registrado el viernes. Este cierre era consecuencia de la imposibilidad de admitir aterrizajes en el aeropuerto por razones de seguridad y obligó al desvío de varios vuelos al aeródromo Tenerife Sur.

La previsión inicial era que la situación quedara normalizada a las 14:00 horas del lunes 17 de agosto, según se notificó mediante el procedimiento habitual (NOTAM) a todas las partes implicadas. El trabajo de los técnicos de mantenimiento hizo posible anticipar la normalización de los servicios.

El VOR forma parte del sistema de radioayuda que da soporte instrumental a los pilotos para realizar la aproximación al aeropuerto. Esta radioayuda le marca al avión la ruta que debe seguir para la aproximación y complementa el trabajo de los controladores aéreos. La avería del VOR obligó a controladores y pilotos a trastocar su modo de trabajo habitual, mediante un procedimiento llamado ‘de contacto’ que exige la absoluta visibilidad del terreno y de la pista por parte del piloto para poder realizar primero la aproximación y luego el aterrizaje. Por esta misma razón se impidieron los aterrizajes nocturnos el viernes.

 

(La imagen sobre la información muestra el lugar donde están instaladas las radioayudas en las montañas de Anaga, en Tenerife. El círculo blanco es un VOR)

 

Share this post

No comments

Add yours