75.000 euros para ser aspirante a controlador aéreo

Share this post

Enaire suspende la convocatoria de 45 nuevas plazas, que justifica en un cambio de la normativa comunitaria sobre los requisitos profesionales

Enaire suspendió esta semana la convocatoria de 45 plazas de controlador de tránsito aéreo para el año 2016, convocadas el pasado 23 de abril y en las que modificaba los requisitos que deben de cumplir los aspirantes con respecto a la última convocatoria. La suspensión estará vigente hasta tanto “se hayan solventado los condicionantes que han obligado a suspenderla”, indica Enaire.

Enaire se ampara en el cambio de normativas europeas relativas a los requisitos técnicos exigibles para ser profesional de control de tránsito aéreo. Y lo resume en un solo párrafo indescifrable sin los reglamentos comunitarios en la mano: “Dado que la aplicación del Reglamento (UE) 2015/340 de la Comisión de 20 de febrero de 2015 por el que se establecen requisitos técnicos y procedimientos administrativos relativos a las licencias y los certificados de los controladores de tránsito aéreo en virtud del Reglamento (CE) nº 216/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, se modifica el Reglamento de Ejecución (UE) nº 923/2012 de la Comisión y se deroga el Reglamento (UE) nº 805/2011 de la Comisión, puede afectar a dicha convocatoria, entre otras, por los nuevos requisitos que en materia de formación esta entidad tiene que implementar”. Así reza el razonamiento de Enaire en su resolución del 13 de mayo.

El anuncio sobre nuevas plazas de controladores aéreos fue valorado en su día por estos profesionales, que reclaman desde hace años más personal para suplir las carencias en torres y centros de control, si bien reprochan a Enaire que la convocatoria –ahora suspendida- se basara en criterios económicos y no profesionales, al obligar a los solicitantes a realizar un desembolso previo en formación superior a los 70.000 euros, como señala la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA).

USCA denunció que las bases de dicha convocatoria no garantizan que accedan las personas con las mejores capacidades, ya que desde el año 2010, en el que se liberaliza el acceso a la profesión, los aspirantes deben costearse la formación requerida. Desde entonces, señala el sindicato, numerosas personas interesadas en trabajar como controladores aéreos han realizado el Curso de formación inicial de controlador de torre, con un gran esfuerzo económico, en la mayoría de los casos, engañados por una supuesta garantía de contratación posterior por parte de alguno de los diferentes proveedores de servicio de control, que, finalmente,  se demostró que era infundada.

A este respecto apunta que, en la actualidad, sólo ejercen como controladores el 30 por ciento de los alumnos que han cursado en Senasa en las siete promociones realizadas hasta la fecha.

Las bases de la convocatoria suspendida por Enaire obligaba a quienes deseen entrar en el proceso de selección de 2016 a desembolsar cerca de 50.000 €, que han de ser sumados a la cifra gastada en un primer momento, para completar la formación inicial de torre, señala USCA, que recalca que el proceso de selección de controladores debe estar basado en su capacidad laboral y profesional, y no en la capacidad económica de cada aspirante.

Sobre este asunto también se pronunció la diputada gallega del BNG, Roxana Pérez, quien presentó una pregunta en el Congreso, en la que afirmaba que el coste de formación estimado en 70.000 euros, sin garantía alguna de contratación por el proveedor de servicios de Navegación Aérea, Enaire, solo está al alcance de los “hijos de las élites económicas”, sin igualdad de oportunidades para los candidatos, y discriminando el principio de igualdad de oportunidades en el acceso a las instituciones públicas que debería de garantizar la Administración General del Estado.

Share this post

No comments

Add yours