España espera por el ‘sí’ de Europa para imponer precios máximos a los vuelos Canarias-Península

Share this post

La ministra Pastor no detalla la cuantía y sostiene que también tiene que ser autorizada por la Comisión Europea

Los gobiernos de España y de Canarias trabajarán de forma conjunta para intentar que se imponga a las aerolíneas una tarifa máxima en los vuelos entre el Archipiélago y la Península y de esta forma buscar una contención de los precios, pero no especularán con los importes máximos hasta saber si la Unión Europea permitirá aplicar este medida. Así lo ratificaron hoy por separado en Las Palmas de Gran Canaria la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo. Tiene que ser Bruselas la que autorice la cuantía, declaró la ministra Pastor, cuyo departamento ya barajó en el pasado sin éxito la hipótesis de establecer una tarifa de referencia para evitar que siga subiendo el precio de los billetes aéreos y, con ellos, el importe de las subvenciones que paga el Estado para atender el descuento del 50 por ciento a los residentes de Canarias y de Baleares.

De momento, tanto Ana Pastor como Fernando Clavijo se remiten a la decisión final de Bruselas. La pretensión de imponer una tarifa máxima a las aerolíneas que operen entre Canarias y la Península fue anunciada hace unos días, al término del encuentro que la ministra y el presidente canario mantuvieron en Fomento para tratar de desbloquear algunos de los asuntos que enfrentaron a los dos gobiernos durante la pasada legislatura. El argumento declarado de esta medida es contener el aumento incesante de los precios, que el Ministerio de Fomento sitúa en un 7% en los últimos doce meses. Pero el segundo efecto será también frenar el crecimiento de la partida presupuestaria que Fomento reserva cada año para subvencionar los vuelos a los residentes y que, como al propia Pastor ya subrayó ante Clavijo, se sitúa en 300 millones de euros al año solo para Canarias, sin contar los descuentos que benefician también a los ciudadanos de Baleares y de Ceuta y Melilla.

En principio, la imposición de una tarifa máxima tendrá que contar con el visto bueno de la Comisión Europea por la resistencia habitual de la UE a autorizar medidas que puedan perturbar la libre competencia en los mercados. Esta autorización ya fue requerida por ejemplo antes de que el Gobierno de Canarias pusiera en marcha en la pasada legislatura un plan de desarrollo de vuelos para incentivar con bonificaciones la creación por parte de las aerolíneas de nuevas rutas directas hacia y desde Canarias. Las bonificaciones tenían como condición la continuidad en el tiempo de las rutas bonificadas.

 

Share this post

No comments

Add yours