La BEA francesa no aclara aún si las voces de la caja negra son de los pilotos

Share this post

La agencia gala de investigación de accidentes aéreos no ha confirmado ni desmentido que un piloto estuviera fuera de la cabina de mando antes del accidente, como informa The New York Times

 

Los investigadores no descartan ninguna hipótesis y no encuentran explicación al descenso sostenido de la nave, “salvo que los pilotos quisieran estrellarla contra la montaña”

 

La agencia francesa y garante de la seguridad aérea (Bureau d’Enquêtes et d’Analyses pour la sécurité de l’aviation civile, BEA) no se ha pronunciado por el momento acerca de la información que apunta a que un piloto del avión siniestrado en los Alpes franceses se encontraba fuera de la cabina de mando momentos antes del accidente, como publicó esta madrugada The New York Times. El diario estadounidense indica, basándose en una fuente que tuvo acceso al archivo de audio de la caja negra, que uno de los pilotos se hallaba fuera de la cabina e intentó sin éxito acceder a ella, golpeando incluso la puerta desde fuera y sin obtener respuesta desde el interior.

Lo señalado por este diario es aparentemente compatible con lo manifestado en la víspera durante una comparecencia por el representante de la BEA, que dijo no encontrar explicación al descenso sostenido de la nave “salvo que los pilotos quisieran estrellarla contra la montaña” y tampoco aclaró si las voces pertenecían a los pilotos u otros miembros de la tripulación ni el idioma en que se hicieron las conversaciones grabadas y recuperadas.

Este miércoles, los investigadores del accidente aseguraron no saber nada aún acerca de las causas del siniestro y no descartaron ninguna hipótesis en el estudio de la primera caja negra del por lo inexplicable del suceso. Los investigadores se centran en la primera caja negra hallada, la que recoge las conversaciones en la cabina del avión, y continúa la búsqueda de la segunda para poder completar la información y conocer las causas que motivaron el accidente. La BEA ha podido extraer de la primera caja negra un audio, pero ni siquiera ha aclarado datos tan básicos como el idioma en el que hablaban los interlocutores grabados.

“Aun es demasiado pronto para extraer cualquier conclusión sobre lo ocurrido”, indicó hoy Remi Jouty, director de la BEA, en rueda de prensa, quien no aportó demasiados datos sobre este hallazgo. Jouty tampoco aclaró si los pilotos estaban conscientes en el momento en el que avión comenzó a descender, ni tampoco si las voces son las suyas. “Tenemos sonidos y voces que podemos utilizar en la investigación, pero no hemos entendido completamente a qué punto del vuelo corresponden”, subrayó.

“No sabemos la razón por la que el avión –de la aerolínea Germanwings y en el que viajaban 150 personas- descendió ni la razón por la que no contestó al requerimiento desde el centro de control”, respondió el representante de la BEA a las preguntas de los periodistas. Aunque señalo que de momento no se plantean ningún escenario, en un momento de la rueda de prensa apuntó, en relación al “inexplicable” suceso, que “la curva de descenso del avión no es compatible con la de un avión controlado por pilotos, ni tampoco por piloto automático, salvo que los pilotos quisieran estrellar el avión contra la montaña”.

Recalcó que el análisis de la caja de sonidos “no se puede hacer de forma aislada, hay que analizar las voces y atribuirlas a las personas en cabina, acompañada, además, de la información que aporte la segunda de las cajas y otros parámetros del vuelo”, en un trabajo, dijo, que puede durar varias semanas e incluso meses, para conocer las causas de la tragedia. Sobre la segunda caja negra, las autoridades francesas esperan encontrarla a pesar de las complicadas condiciones de la abrupta y extensa zona. “El lugar del accidente es de difícil acceso, son una o dos hectáreas, pero no es inmenso, y peinando este sitio acabaremos encontrando la segunda caja negra, y con estos dos elementos podremos entender lo que ha ocurrido”, añadió.

“No voy a hablar de una supuesta despresurización del avión que pudiera llevarnos a conclusiones erróneas”, dijo cuando le preguntaron si esta podría ser la causa del accidente del Airbus de Germanwings.

Share this post

No comments

Add yours