Fuentes Curbelo: “La privatización de AENA es una chapuza y negativa para la red aeroportuaria”

Share this post

“Algún directivo de AENA ha protestado porque no estaban acostumbrados a que se les fiscalizara”

“Los aeropuertos no son hospitales pero debe de haber un retén mínimo para atender las emergencias”

“Hay que facilitar el viaje de los peninsulares a Canarias sin tener que pagar estos precios tan altos por los billetes de avión”

 

Rosa Cárdenes (@rosacardenesd)

 

Domingo Fuentes Curbelo, senador socialista por la Comunidad Autónoma de Canarias, ha presentado un centenar de iniciativas al Senado en la presente legislatura referidas a AENA y habla de algunas de ellas en esta entrevista. Fuentes Curbelo asegura que la venta parcial de la empresa pública es una “chapuza” pues la suspensión de la oferta pública de venta (OPV) prevista para el mes de noviembre demuestra, dice, que en el Gobierno del Estado no existe un criterio unánime a la hora de privatizar una empresa estratégica como AENA.

–  ¿Cuál será el impacto de la venta parcial de AENA en el sistema aeroportuario?

– En términos generales la externalización de algunos servicios de AENA no hubiera tenido mucha importancia, el problema está en que a unos dirigentes de la empresa pública les parece poco la medida de privatizar algunos servicios y quieren una privatización total. El problema cobra significación especial en un archipiélago como Canarias, con lo que hay riesgos evidentes de que los servicios puedan verse afectados gravemente. El Gobierno de Canarias ha pedido la cogestión (Canarias-Estado), como ocurre con las autoridades portuarias pero yo diría que el presidente Paulino Rivero ha derrapado con el término de soberanía compartida. No estamos por gestionar la soberanía compartida en Canarias, somos un partido nacional y no es la mejor forma de mantener relaciones con el partido que gobierna

– ¿Y la suspensión de la OPV prevista para noviembre?  

– La demora de la salida a bolsa se debe a las discrepancias entre el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Hacienda. Este hecho viene a demostrar que ni siquiera el gobierno tiene el mismo criterio a la hora de privatizar una empresa pública estratégica. La privatización de AENA es una auténtica chapuza que tendrá consecuencias negativas, sobre todo para las comunidades autónomas que tienen aeropuertos que, como digo, no son rentables y quedarán en desamparo al no constituir nichos de negocio para los inversores.

– La entrada de capital privado, ¿supondrá la pérdida de control político sobre la gestión de los aeropuertos?

– El gobierno dice que no, que va a mantener el 51 por ciento, pero si uno se atiene a la realidad este puede ser el primer paso, porque hay otros ejemplos de pérdida de control tras la privatización de una empresa. Este es precisamente el temor, el que esta operación no quede en una externalización de servicios y las empresas se queden con el negocio

– La política de AENA de destinar cada vez más superficie a las zonas comerciales preocupa al personal de algunos aeropuertos. ¿Comparte esta inquietud?

– Es cierto que existe ese afán de atraer a los inversores privados a los aeropuertos y los están convirtiendo en centros comerciales. Yo no tendría nada que objetar si las tiendas y negocios estuvieran situados donde tienen que estar, pero hay una incitación al consumo, parece que hay un intento de meternos por los ojos los productos a los millones de pasajeros que nos movemos por los aeropuertos. Cuando el pasajero pasa el filtro de seguridad no está en una puerta de embarque, le han metido dentro del centro comercial. A mí me pasa en los aeropuertos que frecuento, por ejemplo el de Gran Canaria

– Usted ha presentado decenas de iniciativas al Senado sobre AENA, ¿es así?

– He presentado más de 100 iniciativas y hay algún directivo de AENA que se ha quejado porque no estaban acostumbrados a que se les fiscalizara. En esta legislatura son más de 1.500 iniciativas las que se han llevado al Senado sobre la empresa pública, lo que les obligó a crear un sistema para contestar a las preguntas. Creo que todo esto es bueno para que haya más eficacia y eficiencia; en todo caso es nuestra obligación no solo controlar la gestión del gobierno, sino también las empresas públicas.

 – Una de esas preguntas se refiere a servicios médicos en algunos aeropuertos. ¿Está conforme con la respuesta del gobierno?

– Los aeropuertos se han visto afectados por los recortes del gobierno pero este no reconoce que se haya retirado servicio médico específico y se limita a responder que hay un plan de emergencia preparado en coordinación con los hospitales de referencia en caso necesario. Los servicios médicos son importantes dentro de la calidad y eficiencia de los aeropuertos y el gobierno debería garantizarlos, porque a diario los transitan cientos de miles de personas y se dan muchos casos de personas que tienen que ser atendidas. Evidentemente, el aeropuerto no es un hospital pero debe de haber un retén mínimo para atender esas emergencias, lo que no se puede hacer es retirar algunos servicios médicos y de enfermería que se prestaban, sin ir más lejos, en el aeropuerto de Fuerteventura.

 – Usted considera básicos servicios como la señal wifi y los carritos. ¿Qué propone al respecto?

– Ahora mismo en los aeropuertos españoles donde hay wifi el usuario se conecta y tiene un cuarto de hora gratis, a partir de ahí AENA le cobra. He preguntado por la señal wifi y por las cien medidas que ha tomado el gobierno para hacer más eficientes a aeropuertos como Madrid-Barajas. Su respuesta es que esas medidas incluyen tener unos aseos limpios y disponer de unas señales que indiquen perfectamente las puertas de entrada, salida, embarque, etc, cuando eso es obvio, sin embargo no se me contesta nada sobre las nuevas tecnologías y de la información. Sorprende que, en un país tan visitado por turistas, los usuarios no dispongan de wifi gratuita cuando no es un coste exagerado para un ente como AENA. Lo que ocurre es que tiene un contrato privado con una empresa que hace negocio con ese servicio.

Con respecto a los carritos, por los que AENA cobra un euro, considero que sería una atención a los usuarios que estos fueran gratis, pero ya que cobra por lo menos debería de controlar el servicio. Si uno va a Madrid se encuentra con que hay un grupo de gente organizada, como los aparcacoches, que controlan los carritos y nadie hace nada para evitarlo.

– ¿Cómo está la problemática de la huella sonora en el aeropuerto de Fuerteventura?

– Desde que ese aeropuerto empezó a funcionar, la salida de los aviones se hacía en dirección sur-norte y debían de aproximarse hacia el mar para evitar pasar por Puerto del Rosario. Se han relajado en esa normativa, y así lo ha manifestado el ayuntamiento pues hay una población residente y turística afectada por el ruido. Aprovechando la queja de la corporación capitalina he preguntado por la huella sonora en otras localidades como El Matorral, en Puerto del Rosario, y Caleta de Fuste, en Antigua, donde los aviones hacen operaciones de aproximación.

 – ¿Qué tiene que decir acerca del precio de los billetes entre Canarias y la Península?

– Hay que ver la posibilidad de acercar a los peninsulares a Canarias, darles facilidades para que puedan venir a las Islas sin tener que pagar esos precios tan altos por los billetes de avión. Desplazarse una familia de Madrid a Canarias probablemente le salga más caro que viajar a Nueva York, algo inexplicable, y el turismo peninsular se ve coartado por el precio de los billetes. Pero me preocupa aun más el coste de los billetes para viajar entre las islas porque, pagando el residente la mitad, la aerolínea recibe el 50 por ciento y el coste de los billetes sigue siendo alto.

 

Share this post

No comments

Add yours