Gesplan confirma que barajó con RIU un hotel torre en Maspalomas “y no le gustó”

Share this post

Rafael Castellano no afirma ni niega que la solución final sea un rascacielos, pero advierte en alusión al nuevo hotel de la cadena que “milagros no podemos hacer y en algún sitio habrá que ponerlo”

Teresa Cárdenes (@teresacardenes)

La cadena RIU ya expresó hace meses ante los representantes del Gobierno de Canarias su rechazo inicial a la reconversión del actual hotel Oasis en una torre alternativa cerca de la Charca de Maspalomas y lo desaconsejó entre otras razones por el riesgo de que un proyecto de esta naturaleza desencadenara una corriente de rechazo por parte de la opinión pública, “como de hecho está ocurriendo”. Así lo confirmó a este web Rafael Castellano, el director gerente de la empresa pública Gesplan, a la que el Gobierno ha encargado la propuesta de reordenación urbanística de todo el espacio comprendido entre el palmeral, el oasis y el frente de playa de Maspalomas, tras decidir la suspensión del planeamiento urbanístico municipal y del Plan de Modernización, Mejora y Competitividad sobre una franja de casi 800.000 metros cuadrados en el Sur de Gran Canaria.

Castellano confirmó que la hipótesis de levantar una torre como opción alternativa al actual emplazamiento del hotel Oasis está sobre la mesa como una más de las posibilidades a examinar, pero no cree posible que pueda ubicarse al borde de la Charca de Maspalomas, como figura en un boceto de trabajo manejado por el propio Gobierno y que “no ha salido de Gesplan”, asegura su director gerente. Castellano subraya que antes de definir la reordenación urbanística hay que “poner la lupa” sobre toda la zona, pero advirtió en alusión al nuevo hotel de RIU que “milagros no podemos hacer y en algún lado hay que ponerlo”.

El director gerente de Gesplan explicó que, en efecto, la hipótesis de un hotel de menor superficie, pero elevado en altura, es una de las opciones que se formuló en el curso de “conversaciones formales” con la cadena RIU para buscar una solución al conflicto de Maspalomas, conversaciones que se mantuvieron por encargo directo del presidente del Gobierno, Paulino Rivero. A la pregunta de si se planteó un edificio de entre 11 y 21 plantas o hasta de 32, como también han señalado otras fuentes, Castellano no quiso detallar cuáles fueron las opciones barajadas, pero se remitió a “la pura geometría: si quieres aumentar el palmeral y al mismo tiempo mantener las 900 plazas alojativas” (450 habitaciones) que figuran en el proyecto de RIU para sustituir el actual hotel Oasis, “a menos superficie disponible, más altura”. Pero a RIU “no le gustaba porque creía que habría problemas con la sociedad” y porque su deseo declarado en esas conversaciones, resaltó Castellano, es la de mantener el hotel en su actual ubicación.

El responsable de Gesplan dijo que sobre el hotel solo se han barajado hipótesis, “ideas sin formalidad que se manejan entre arquitectos” y que todavía, asegura, no alcanzan la categoría de propuesta. Y dijo conocer el boceto que circula sobre la ubicación de esa torre, “pero ese dibujo no ha salido de Gesplan”. Fuentes del Cabildo de Gran Canaria confirmaron a esta web que, cuando acudió a visitar a su presidente, José Miguel Bravo de Laguna, para explicarle la decisión del Gobierno de rechazar la declaración del paraje como bien de interés cultural (BIC) y buscar la protección del palmeral mediante una reforma del planeamiento, el titular de Obras Públicas, Domingo Berriel, exhibió un boceto básico en el que figura una torre triangular entre el hotel Residencia y la Charca de Maspalomas. Este diseño básico bosqueja además de un derribo generalizado de todas las construcciones existentes entre el actual hotel Oasis y el frente de playa, incluyendo el centro comercial y el hotel IFA Faro. “Si lo ha manejado el consejero, tendrá usted que preguntarle a él”.

Con todo, Castellano sostiene que, mientras no avance el estudio pormenorizado de la zona y se tome la decisión de reordenación final, en la mesa de trabajo “está presente todo”, incluida la torre, porque “a priori no tiene sentido negar nada”. También dejó bien claro que, desde el punto de vista de Gesplan, el primer paso es pasar “una lupa” a todo la zona antes de confirmar las soluciones.

Ese análisis “tiene que valorarlo todo: el palmeral, la Charca, el sistema dunar”, es decir, todo el ecosistema natural y las interacciones que se producen en su interior. Pero además, las construcciones existentes y los espacios vacíos, “las posibilidades de ese territorio y su compatibilidad con los usos turísticos”. Entre esos espacios incluyó la ya célebre parcela triangular junto a la Charca donde aparece en el boceto el hotel torre de al menos 12 plantas.

Castellano cree que en este momento “sería frívolo apostar por una cosa o por otra” antes de completar este análisis pormenorizado, pero también subrayó que el escenario que había cuando se mantuvieron las conversaciones con RIU “ha cambiado” tras el pronunciamiento que hizo el viernes el Consejo de Gobierno a través de Domingo Berriel, que en clarísima advertencia a RIU confió en resolver la reubicación en “un lugar próximo” de manera negociada y sin tener que acudir a medidas cautelares o excepcionales.

El director gerente fue un poco más allá y señaló que, en este contexto, el Gobierno “está legitimado para expropiar” si lo considerara necesario para cumplir su propósito de preservar y abrir al uso público todo el palmeral.

(En la foto, el vial que separa la Charca de Maspalomas de la parcela triangular existente entre el hotel Residencia y la marisma)

 

 

Share this post

No comments

Add yours