Greenpeace acusa al Estado de retrasar la declaración del LIC en Canarias para favorecer a Repsol

Share this post

Denuncia al Gobierno español ante Bruselas por incumplir la legislación europea al autorizar la búsqueda de petróleo en Canarias

Fotografía: Greenpeace

Greenpeace ha presentado una queja ante la Comisión Europea en la que denuncia al Gobierno de España por incumplir el derecho comunitario sobre la protección del Lugar de Interés Comunitario (LIC) de Lanzarote y Fuerteventura, según ha anunciado la organización ecologista este lunes en Canarias, en concreto en Lanzarote, donde se encuentra desde hace varios días el barco Arctic Sunrise para decir no a las prospecciones petrolíferas. Greenpeace denuncia cómo el Estado “ha retrasado intencionadamente” la declaración de este espacio protegido para favorecer los intereses de la multinacional Repsol, lo que ha provocado, señala, graves errores procedimentales en la tramitación del permiso concedido por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo a la petrolera.

Entre los errores procedimentales está “la incorrecta e incluso inexistente” aplicación de recomendaciones científicas. En cuestión de afecciones por ruidos en las operaciones de perforación, Repsol ha subestimado los niveles en los que estos pueden causar daños a los cetáceos “ya que han usado registros de hace más de 27 años, unos estándares que son actualmente muy cuestionados por la ciencia”. Otra de estas irregularidades, añade Greenpeace, ha sido la reducción intencionada del área del LIC, concretamente en su zona de amortiguación, que se realizó a petición del Ministerio de Agricultura, lo que ha permitido que Repsol pueda perforar a escasos kilómetros del área protegida.

Este valioso espacio protegido se encuentra apenas a 11 km de uno de los puntos donde Repsol pretende buscar petróleo y alberga más de un tercio de los tipos de cetáceos que existen en el planeta y otras especies en peligro, como la tortuga boba. Además, señala la organización ecologista, se trata de uno de los únicos cincos lugares del mundo donde las aguas de los océanos se cargan de oxígeno y nutrientes, fenómeno conocido como de afloramiento de aguas profundas (upwelling).

Además de estas irregularidades, Greenpeace denuncia la campaña de desinformación que la multinacional está llevando a cabo, con ayuda del Gobierno del Estado y afirma que “se han falseado” las cifras sobre la creación de empleo, a lo que añade los antecedentes contaminantes de la empresa y asegura que “solo en España entre 2001 y 2013, en sus instalaciones en Tarragona ha tenido 16 episodios de vertidos y derrames contaminantes a las aguas”.

El barco de Greenpeace Arctic Sunrise se encuentra en Canarias “para unirse al clamor contra las prospecciones y apoyar a la sociedad canaria que pide que se paralice el proyecto de Repsol”, explica Ezequiel Navío, responsable de la Oficina de Acción Global. “Repsol solo representa sus propios intereses, que chocan frontalmente con los de Canarias. Su empeño en perforar los fondos marinos y su intensa campaña mediática solo genera más rechazo y más indignación social. La petrolera no puede estar por encima de la sociedad canaria, debe retirarse de inmediato”, subraya Navío.

 

 

 

 

 

Durante la rueda de prensa de Greenpeace, también se han destacado las graves consecuencias sociales, económicas y medioambientales del proyecto. “Si hubiera un vertido de petróleo al mar todo el sector pesquero de las Islas estaría afectado y miles de familias verían peligrar su modo de vida, aunque el daño no quedaría ahí. Tanto Fuerteventura como Lanzarote quedarían sin suministro de agua potable, agua de la que también depende la primera actividad económica de estas dos islas como es el turismo”, ha declarado Juan Ramón Roger pescador de Fuerteventura.

 

.

Share this post

No comments

Add yours