Homenaje a las víctimas del JK5022: “Hoy nuestra soledad está más acompañada”

Share this post

El ayuntamiento grancanario de Ingenio, donde nacieron 8 de las 154 fallecidos en el avión de Spanair, rinde homenaje al esfuerzo de las familias de las víctimas por afianzar en España la cultura de la seguridad aérea

Teresa Cárdenes (@teresacardenes)

“Hoy nuestra soledad está más acompañada”. Pilar Vera es una mujer fuerte, con una asombrosa capacidad para observar, escanear y diseccionar aquello que se ofrece a sus ojos.  Uno de esos seres humanos sedientos de justicia y verdad cuya voluntad indestructible es directamente proporcional a la ferocidad con que destripa los cinismos del poder. Más aún si bajo los pies de la hipocresía, la dejadez, un sentido vil del mercantilismo o la ineficiencia indecente del poder político o económico son arrollados los derechos y la dignidad de quienes ya no pueden defenderse. Pero este jueves, en Ingenio (Gran Canaria), el lugar donde nacieron 8 de las 154 víctimas del avión de Spanair que se estrelló en Barajas el 20 de agosto de 2008, a Pilar Vera se le quebró la voz y las lágrimas se despeñaron por su rostro como si, seis años después de la tragedia, el cúmulo de reveses y desesperaciones familiares que dejó detrás el accidente del JK5022 se hubieran concentrado súbitamente en su garganta.

Ocurrió en el salón de plenos del Ayuntamiento de Ingenio y Pilar Vera tenía motivos sobrados para emocionarse. Ha recorrido medio mundo y multitud de despachos de altísimas autoridades dentro y fuera de España tratando de conseguir que la muerte de 154 personas no fuera en vano, hasta lograr que la asociación de víctimas del JK5022 que ella preside se convierta en un icono de la batalla por la cultura de la seguridad aérea en España.

Pero este jueves, en el modesto salón de plenos del Ayuntamiento de Ingenio, era la primera vez que una institución de Gran Canaria celebraba una sesión plenaria extraordinaria con Pilar Vera como invitada para tributar un homenaje a las víctimas y reconocer al mismo tiempo al trabajo ingente que la AVJK5022 hace desde hace años por todos los españoles y por su derecho a volar sin que nadie en los vericuetos del poder escatime en seguridad. La primera vez, la primera, en una isla de donde procedían 74 de los 154 fallecidos. Con la única y distinta excepción de la moción de apoyo a la AVJK5022 elevada en junio pasado al pleno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria por Compromiso, el partido fundado por Nardy Barrios, en plena y desigual batalla de una treintena de familias con la aseguradora Mapfre. Se dice pronto. Y se digiere con dificultad.

Juan José Gil, el díscolo alcalde de Ingenio al que la expresión de sus diferencias con el Partido Popular le ha costado la expulsión del PP, fue el encargado este jueves de explicar ante el pleno qué méritos ha ido acumulando la AVJK5022 para ganarse el reconocimiento ciudadano. El primero, un combate indesmayable por la dignidad de los fallecidos el 20 de agosto de 2008. Pero mucho más allá de su propia tragedia, el trabajo dentro y fuera de España para el afianzamiento de un estatuto de las víctimas de catástrofes aéreas que ahorre en el futuro a otras familias el calvario que han tenido que soportar las que perdieron a sus seres queridos en el fatídico vuelo de Spanair.

“Queremos saber toda la verdad y que este homenaje sirva de oxígeno y apoyo”, dijo Gil antes de recomendar a todos los concejales que, si aún no lo han hecho, vean el documental JK5022, una cadena de errores, otro producto del tesón de Pilar Vera al frente de la asociación. Un documental, recordó el alcalde, que hiela la sangre y “te cambia el sentido y la percepción de lo que ha pasado”. El documental que puso el dedo en la llaga al subrayar que al avión de Spanair se le vencía solo dos días después del accidente el certificado de aeronavegabilidad que le había sido prorrogado sin pasar ninguna inspección. Que el 20 de agosto de 2008 solo estaban operativos dos inspectores de aviación civil para toda España. O que a la familia de Marisa Rey, como relata su padre en el excepcional documento audiovisual, tres meses después de muertos les robaron dinero de su cuenta corriente con tarjetas de crédito arrebatadas el día del accidente.

El alcalde Gil no olvidó a la aseguradora Mapfre, empresa a la que, con el voto unánime de todo el pleno, el Ayuntamiento de Ingenio trasladará su rechazo al trato que dispensa a muchas familias del JK5022. “Hoy”, dijo Gil de la asociación de víctimas que preside Vera, “lucha por asegurar que Mapfre reconozca los derechos de los pasajeros y responda con indemnizaciones a nivel europeo y no del tercer mundo, como se pretende”. La propuesta del alcalde, el único punto en el orden del día, fue validada por la unanimidad de todos los concejales.

Pero antes, muy pocos pudieron sustraerse a la emoción que llevó al salón de plenos la voz quebrada de Pilar Vera cuando, al iniciar su discurso, el recuerdo de las mil y una impotencias soportadas durante seis años de combate sin tregua, primero ante la Administración, luego ante la Justicia, ahora ante la aseguradora, le atenazó la garganta y se convirtió en un silencioso llanto. Desde las filas del público, las lágrimas también enrojecieron los ojos de Margarita Henríquez, que perdió en el accidente a sus dos únicos hijos adolescentes, y de Ángeles Piretti, a la que aquel avión le arrebató lo que más quería, su única hija y un nieto, o “nieto-hijo” como a ella le gusta llamarle, un niño de inmensos ojos azules que acababa de cumplir dos años.

En el tercer intento y tras pedir un pañuelo, Pilar Vera recuperó la voz, que es la de las víctimas, para resumir la batalla de la AVJK5022 hasta conseguir un estatuto de víctimas que interponga un muro entre éstas “y los profesionales voraces que se lucran de tragedias ajenas”. Pero sobre todo para evitar que a la pérdida de la vida física de los que se fueron le suceda irremediablemente la pérdida de la vida emocional de los que les sobrevivieron encadenados para siempre a las ausencias.

“Siento que se lo debo a mi tierra por los que cada día se suben en un avión. Unidos seremos más fuertes para que la tragedia sea algo más que una fecha trágica. Los que se fueron nos hacen levantarnos cada día en defensa de los derechos de todos”, sentenció Vera en alusión a REVES, la red de víctimas de tragedias creada bajo su impulso y que aglutina a familias del JK5022, el Metro de Valencia, el tren de Santiago, el Yak 42, el Madrid Arena y la familia de José Couso.

 

(En la foto, de izquierda a derecha, Margarita Henríquez, Juan José Gil, Ángeles Piretti y Pilar Vera)

Share this post

No comments

Add yours