Investigadores de Canarias y Cabo Verde registraron señales precursoras de la erupción de Pico do Fogo

Share this post

De momento no hay restricciones en el tráfico aéreo y las aerolíneas operan con normalidad, señala Enaire    

Científicos del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) -organismo impulsado por el Cabildo de Tenerife- y de la Universidad de Cabo Verde registraron emisiones difusas de dióxido de carbono (CO2) anómalas varios meses antes de la erupción del volcán Pico do Fogo que empezó en la mañana de este domingo. La erupción del volcán no ha provocado, de momento, restricciones en el tráfico aéreo, señala Enaire (antigua Navegación Aérea), que no descarta que la situación pueda cambiar, todo dependerá del comportamiento del volcán y de la altitud que puedan alcanzar las cenizas.

El volcán de Cabo Verde estudiado por el instituto canario y los trabajos de esta cooperación científica se desarrollan gracias a un convenio de colaboración entre el Cabildo de Tenerife y la Universidad de Cabo Verde para el periodo 2011-2014, con la finalidad de fortalecer las capacidades de I+D de la joven universidad caboverdiana. Para contribuir a la mejora de la vigilancia volcánica de Pico do Fogo, se monitorizó la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera por el cráter del volcán (0,142 Km2). El valor promedio de este registro ha sido de 85 toneladas diarias de dióxido de carbono (CO2) desde marzo de 2010 hasta febrero de 2014.

A partir del mes de marzo se registro un pulso significativo de esta emisión difusa y silenciosa de dióxido de carbono (CO2), alcanzándose valores superiores a las 300 toneladas diarias hasta el mes de agosto. Durante este periodo de 6 meses, el valor promedio de la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2) por el cráter del volcán Pico do Fogo fue de 266 toneladas diarias. Este pulso de dióxido de carbono (CO2) ha sido interpretado, por el equipo científico canario-caboverdiano, como una clara señal geoquímica precursora de la erupción del volcán que se inició el pasado domingo.

Según Involcan, las razones de materializar este tipo de campañas científicas periódicas nacen de la imposibilidad de obtener este tipo de información, de interés para los programas de vigilancia volcánica, a través de redes instrumentales permanentes, de estar convencidos que los gases son la fuerza motriz de las erupciones volcánicas y de la importancia del seguimiento del dióxido de carbono (CO2) en los programas para la vigilancia volcánica. Este interés se debe a que el dióxido de carbono (CO2) es el segundo componente mayoritario de los gases volcánicos, después del vapor de agua, y se caracteriza por su baja solubilidad en fundidos solicitados (magma) haciendo que este gas se escape con su facilidad de los sistemas volcánicos en profundidad.    

Share this post

No comments

Add yours