La muerte que llega en barco para los cachalotes

Share this post

La bióloga Natacha Aguilar advierte del riesgo de que las aguas canarias actúen para estos cetáceos “como un sumidero en el que mueren más ejemplares de los que nacen”

Rosa Cárdenes @rosacardenesd 

La bióloga Natacha Aguilar advierte del riesgo de que la mortalidad en los cachalotes que habitan en las aguas próximas a Canarias supere los niveles de reproducción de este mamífero marino. “Existe el riesgo de que Canarias esté actuando como un sumidero en el que mueren más cachalotes de los que nacen”, dijo Aguilar durante la presentación en Tenerife del Grupo de Prevención de Colisiones entre Cetáceos y Embarcaciones.

Este grupo, que celebró este jueves su segunda reunión, trabaja en la búsqueda de soluciones para reducir la mortandad de cetáceos por colisión. Para ello, está evaluando qué medidas aplicadas en otros lugares del mundo podrían utilizarse en el archipiélago, desde modificaciones de rutas de tráfico marítimo, en colaboración con la Organización Marítima Internacional, hasta información a los navegantes, sistemas de detección de cetáceos, y alteración de rutas o velocidades en ciertas zonas.

“Hemos empezado a evaluar las medidas que se podrían trasladar a la Organización Marítima Internacional”, dijo Aguilar al respecto, a sabiendas de que esta problemática debería abordarse también desde medidas legislativas “que llevan más tiempo”. Hasta entonces, habrá merecido la pena “por los cachalotes que podamos salvar en este tiempo”, remarcó. También informó de que, según los datos de Canarias Conservación, la media de cachalotes que mueren al año por colisión es de 2,2.

En el Grupo de Prevención de Colisiones entre Cetáceos y Embarcaciones participan investigadores de la Universidad de La Laguna, expertos del Gobierno de Canarias, Capitanía, Salvamento Marítimo y varias navieras, y está financiado por la Fundación Biodiversidad-Magrama y cofinanciado por el Gobierno canario y los cabildos de Lanzarote, Fuerteventura y Tenerife, así como por el Ayuntamiento de El Pinar (El Hierro).

Para su cometido, cuenta con el trabajo previo realizado por el Grupo de Investigación en Biodiversidad, Ecología Marina y Conservación (Biodemac) de la Universidad de La Laguna, que en el último año ha identificado zonas de especial concentración de cetáceos en los trayectos de los ferris. Según Aguilar, se ha estudiado un área de hasta doce millas náuticas de las costas, donde se han avistado unos 1.500 cetáceos distribuidos en los diversos canales que hay entre las Islas.

Erika Urquiola, técnico del Servicio de Biodiversidad del Gobierno de Canarias, indicó que los cachalotes constituyen “una población vulnerable que hay que proteger”, y comentó que “de los casi 5 cachalotes que varan al año en las costas canarias, la mitad muere por colisión con una embarcación; el resto no sabemos por qué muere”, pues incluso en animales enfermos, como ha confirmado después la necropsia, es difícil determinar las causas que motivaron la patología.

Sobre ello, Natacha Aguilar dijo que ha habido casos de cachalotes varados en la costa sin pruebas externas que indiquen que el animal colisionó con alguna embarcación, pero la necropsia ha servido para confirmar que ésta fue la causa de su fallecimiento. También recalcó la bióloga que muchos ejemplares sin vida son arrastrados por las corrientes marinas lejos de las costas canarias, con lo que “el número real de muertes de cetáceos es mayor” al que indican las estadísticas.

Por su parte, Antonio Padrón, capitán marítimo de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, dijo que el “gran éxito” de este nuevo grupo de trabajo “es el gran consenso que hemos buscado y que nos ayudará a proteger a la población de chacalotes”.

 

 

Share this post

No comments

Add yours