Jorge Marichal

La patronal hotelera tinerfeña arremete contra el alquiler vacacional: “Daña el modelo y la economía”

Share this post

La patronal hotelera de Santa Cruz de Tenerife, Ashotel, arremetió este martes contra la economía colaborativa y la fórmula del alquiler vacacional, que considera una amenaza para el modelo turístico de Canarias y para el futuro de las Islas. El presidente de Ashotel, Jorge Marichal, sostiene que el turismo colaborativo “no es algo solidario, es un auténtico negocio” y recordó que el portal Airbnb que se basa en el alquiler vacacional, tiene en estos momentos un valor de mercado de 24.000 millones de dólares. Pero Marichal fue mucho más allá al señalar el alquiler vacacional como un auténtico germen de destrucción del modelo turístico canario: “Debemos pensar en el futuro de estas islas y desde mi punto de vista el modelo que más retorno reporta a la sociedad y a la economía es el que tenemos hoy: si tenemos claro que nuestro modelo funciona, ¿por qué vamos a acabar con él?”.

No es la primera vez que Ashotel, a cuyas presiones se atribuyen las limitaciones impuestas por el Gobierno regional para prohibir el alquiler vacacional en suelo turístico, arremete contra el turismo colaborativo. Pero hoy utilizó todo su armamento pesado durante unas jornadas de debate hotelero organizadas en Tenerife por el Grupo Vía y moderado por Carlos Díez de la Lastra, director de Les Roches Marbella International School of Hotel Management.

Marichal puso el acento en los millones de alquileres vacacionales que comercializan en todo el mundo portales como Airbnb y defendió frente a este modelo, basado en internet y las nuevas tecnologías, la fórmula hotelera tradicional. El presidente de Ashotel recordó que la plata hotelera está obligada a cumplir más de 60 normas y leyes, frente a las escasas tres o cuatro normas que según Ashotel deben cumplir las viviendas vacacionales en Canarias.

“No me vale el argumento de que porque exista esta modalidad haya que aceptarla tal cual: me valdría si todos jugáramos con la misma baraja”, remachó Marichal. Victoria López, vicepresidenta de Ashotel y directora general del grupo Fedora-GF Hoteles, pidió que se mantengan las actuales exclusiones al alquiler vacacional en las zonas turísticas, que considera un peligro para la calidad del destino y para el volumen de empleo que genera. A su vez, Javier Muñoz, consejero de Ashotel y director de Operaciones de Iberostar en Canarias y Cabo Verde, catalogó de “falacia” la consideración del alquiler vacacional como economía colaborativa y dijo que no solo daña el modelo hotelero, sino el conjunto de la economía.

Frente a las posiciones de Ashotel, la única voz discrepante fue la de Javier Suárez, director del hotel Princesa Yaiza y de Fariones Hotels en Lanzarote, que apostó por el debate, la adaptación y la búsqueda de fórmulas de convivencia. “Por ponerle puertas al campo no lograremos que este sistema deje de existir”, dijo Suárez.

El decreto que regula el alquiler vacacional fue aprobado por el anterior Gobierno regional, que presidía Paulino Rivero, y prohibe la fórmula de alquiler por habitaciones con desayuno (bed and breakfast), incluso en las zonas no turísticas. Tras el cambio de Gobierno, los grupos políticos que lo apoyan, CC y PSOE, llevaron al Parlamento una proposición no de ley que pedía expresamente la anulación del decreto de alquiler vacacional y la redacción de otra norma alternativa más abierta al turismo colaborativo. Sin embargo, el Gobierno de Fernando Clavijo se negó poco después a cumplir este mandato parlamentario, en un gesto que se interpreta como un apoyo implícito a la poderosa patronal hotelera tinerfeña, cuyo margen de influencia en la política regional ha crecido notablemente tras el cambio de Ejecutivo posterior a las elecciones autonómicas.

Aunque sin llegar a la liberalización, la patronal hotelera de Las Palmas se muestra más conciliadora con el alquiler vacacional y ha pedido en varias ocasiones al Gobierno que resuelva el conflicto abierto en Canarias por esta cuestión. Mientras, la asociación canaria de alquiler vacacional, Ascav, acaba de conseguir que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias admita a trámite una denuncia contra el decreto, en la misma línea que el presentado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que advirtió expresamente hace meses al Gobierno autonómico para que cambiara y ablandara el decreto. El Ejecutivo también ha rehusado expresamente atender las advertencias de la CNMC, lo que ahora mantiene abierto un doble frente judicial en los tribunales.

 

 

Share this post

No comments

Add yours