Los controladores buscarán mañana un acuerdo con Enaire para evitar los paros

Share this post

El comité de huelga de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) buscará mañana un acuerdo con el gestor de navegación aérea, Enaire, tras la convocatoria de dos paros de 12 horas para el 26 de septiembre y el 3 de octubre por el despido de un profesional de Santiago y las sanciones disciplinarias impuestas a otros 61 de Barcelona. El encuentro ha sido convocado por Enaire, que oficialmente dice estar “abierto al diálogo”. Pero el clima sigue siendo de cierto pesimismo después de que la ministra de Fomento, Ana Pastor, subrayara el miércoles que por encima de los intereses del colectivo estará el derecho a la movilidad de los ciudadanos, lo que parece apuntar a la imposición de servicios mínimos muy elevados para hacer invisible en la práctica la protesta de este colectivo profesional. Esta vez, aún con servicios mínimos elevados, existe una probabilidad importante de demoras en cadena, debido a las doce horas de duración de los paros.

Los controladores llegarán a la mesa de diálogo con Enaire con la voluntad de buscar una salida que haga innecesarios los paros, pero pocas esperanzas ante la cerrazón institucional a revisar los dos caballos de batalla de USCA, el despido de Santiago y la suspensión de empleo y sueldo de un mes impuesta a 61 controladores aéreos de Barcelona. Esta sanción es un castigo tardío por los sucesos del puente de la Constitución de 2010, impuesto después de que el juzgado competente de Gavá archivara la causa contra los controladores, como han hecho otros veinte en toda España. Pero hasta la fecha, Enaire no ha mostrado voluntad alguna de reconsiderar ni el despido ni las sanciones y éstas, de hecho, podrían extenderse además a controladores de otros centros de España.

La división de comunicación de Enaire confirmó hoy que, tras la convocatoria de los paros, se ha abierto un nuevo proceso de diálogo con USCA. Con todo, el gestor de navegación aérea se mantiene a la espera de que el Ministerio de Fomento dicte los servicios mínimos aplicables, que en los paros precedentes alcanzaron prácticamente al cien por ciento de los controladores aéreos de frecuencia, que son los que mantienen contacto con los aviones.

Esta es la dirección que claramente apuntó este miércoles la ministra Pastor durante una entrevista en Los desayunos de TVE. “Lo que digo siempre”, apuntó Pastor, “es que hay margen para el acuerdo y el entendimiento, pero cuando hay que defender el interés de los españoles, lo que hay que hacer es priorizar el interés general y no el particular”, declaró la ministra de Fomento. “Y espero que nadie se ofenda”, remató Ana Pastor, antes de subrayar que su obligación es garantizar la movilidad de las personas que han elegido esas fechas para desplazarse.

El conflicto de diciembre de 2010 es parte de la herencia recibida por Pastor del anterior ministro de Fomento, José Blanco, cuyo departamento ocultó a los españoles durante el caos aeroportuario que los controladores aéreos estaban a punto de superar las horas aeronáuticas legalmente permitidas. Fomento también ocultó en aquel momento a la opinión pública que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) había rechazado una petición institucional para aumentar las horas aeronáuticas. La AESA consideró que ese aumento solo era admisible en casos de sobrecarga sobrevenida por causas extraordinarias, pero no para resolver problemas de gestión de los recursos humanos.

Fotografía: Interior de un simulador de torre de control. Fuente: Enaire

Lee más sobre las causas del paro de los controladores:

Susana Romero (USCA): “Es una gran ironía que España note más las huelgas de los controladores franceses que los paros e los españoles”
La AESA archiva los expedientes a los 61 controladores de Barcelona

Share this post

No comments

Add yours