Sondeos de Fuerteventura: 8 de cada 10 posibilidades de Repsol son de fracaso

Share this post

Ocho posibilidades sobre diez de fracasar y solo dos de encontrar petróleo o gas en condiciones de ser extraídos, con un coste a fondo perdido de 200 millones de dólares si las prospecciones no se coronan con éxito. Son algunos de los datos que deja sobre la mesa la visita que realiza a Canarias una delegación de Repsol que este martes encabezó su presidente, Antonio Brufau, y hoy prosigue en Tenerife con Javier Moro, el responsable de exploración si la petrolera consigue finalmente los permisos del Ministerio de Industria para perforar a 60 kilómetros de Fuerteventura.

A esta tasa de fracaso que la petrolera sitúa en un 81% por ciento se añaden otras macrocifras. La más importante tiene que ver con el volumen bruto de negocio (no confundir con beneficio) si la petrolera encuentra petróleo extraíble de buena calidad. En ese caso, la compañía cree que podría extraer de las cuadrículas elegidas 500 millones de barriles de petróleo, a un ritmo de 100.000 barriles diarios, lo que en algo más de doce años de explotación supondría una facturación bruta de entre 30.000 y 40.000 millones de dólares. De momento, a la compañía parecen no encajarle los cálculos publicitados el día anterior por el ministro de Industria, José Manuel Soria, que anunció a bombo y platillo unos beneficios fiscales para Canarias de hasta 400 millones de euros al año.

Estas son las grandes cifras del proyecto de Repsol, algunas más repetidas que otras durante los dos últimos años:

  • COSTE DE PROSPECCIONES: Repsol sostiene que ya ha gastado 40 millones de dólares en la fase previa incluso a la autorización definitiva de los sondeos y que las prospecciones tendrán un coste total de 200 millones de dólares, que irían directamente al cajón de las pérdidas en el caso de que los sondeos frente a Fuerteventura se saldaran con un fracaso. ¿Qué es un fracaso en una operación de esta naturaleza? No encontrar petróleo o gas o hallar crudo, pero de mala calidad o en unas condiciones en las que no merecería la pena hacer el esfuerzo inversor posterior.
  • VOLUMEN DE INVERSIÓN: Si encontrara petróleo de buena calidad y extraíble, Repsol pasaría a una segunda fase de explotación. En ese caso, las cifras son diferentes dependiendo de si se encontrara gas o petróleo. En el primer caso, el gas requeríría una inversón de entre 7.000 y 8.000 millones de dólares. Y mayor si se tratara de petróleo: entre 13.000 y 14.000 millones. En una primera fase, la inversión realizada en Canarias tendría un importe de 1.500 millones de dólares, lo que podría generar en las Islas, siempre según los datos de la petrolera, entre 3.000 y 5.000 empleos directos e indirectos en sectores diversos: desde la construcción naval (Repsol parte de la base de que parte del barco a usar en fases posteriores podría construirse en Canarias), a los suministros de catering, servicios de traslados en helicóptero o protocolos de asistencia sanitaria al personal de la plataforma flotante.
  • TASA DE FRACASO: Las previsiones de Repsol y de otras compañías que operan en todo el litoral Este de África parten de la suposición de que hay grandes bolsas de petróleo extraíble, en cantidades y condiciones análogas a las que se dan en paralelo justo al otro lado del Atlántico, en la costa Este americana y en litorales como el brasileño. Pero no todos los sondeos conducen al éxito ni todos los hallazgos determinan automáticamente que merezca la pena realizar la inversión para explotarlo. Es algo que está sucediendo frecuentemente en los sondeos que se realizan en el litoral africano, donde primeras exploraciones son abandonadas después por evidencias insuficientes de un posible negocio. En el caso del Estudio Canarias, Repsol parte de la base de que su probabilidad de fracaso es del 81% y que sólo hay un 19% de posibilidades de encontrar una bolsa de buena calidad que pueda ser explotada.

Share this post

No comments

Add yours