Avión 737-800 de Norwegian. Fotografía: Fly Norwegian

Norwegian lamenta que un fallo eléctrico le obligara a cancelar 2 vuelos entre Madrid y Gran Canaria

Share this post

La suspensión afectó a 335 viajeros en total, 173 que volaban desde la capital y otros 162 que iban a hacerlo en sentido inverso desde la isla

 

Un fallo eléctrico en el avión que no pudo repararse a tiempo en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas fue el motivo que provocó este sábado la cancelación de dos vuelos de la compañía Norwegian entre Madrid y Gran Canaria, el primero desde la capital y el segundo en sentido inverso desde la isla y que afectó en total a 335 personas. Así lo explicó a esta web un portavoz de la compañía, que hizo alusión a la necesidad de primar ante todo la seguridad: “Cancelar un vuelo nos pesa como al que más, pero ante un fallo técnico, no podemos (ni debemos) tomar atajos, por muy elemental que este fallo parezca”, explicó Alfons Claver, responsable de comunicación de Norwegian en España.

La avería se produjo el sábado en el sistema de alimentación eléctrica del avión y la compañía hizo dos intentos consecutivos de repararlo en Madrid, pero ante la imposibilidad de resolverlo, optó finalmente por cancelar la rotación, lo que afectó tanto al trayecto Madrid-Gran Canaria como a los pasajeros que esperaban en la isla para tomar el avión en dirección contraria. El fallo fue detectado por la tripulación cuando el avión ya había iniciado el rodaje hacia la pista de despegue y se decidió primero detener la aeronave y devolverla después a la zona de estacionamiento en Barajas.

Aunque en un primer momento la compañía confiaba en poder retomar el vuelo sobre las 20:30, hora peninsular española, cuatro horas después de lo previsto, finalmente se vio en la tesitura de suspender la rotación completa. Por esta causa, se vieron afectados en total 335 pasajeros, 173 en el sentido Madrid-Gran Canaria y otros 162 en sentido inverso.

Claver dijo que, tras la suspensión, la compañía aplicó “el procedimiento estándar en caso de cancelaciones”, que incluyó la distribución de bonos de comida, alojamiento hotelero para los afectados y su reubicación en otros vuelos.

Pasajeros afectados por la suspensión en Madrid se mostraron sin embargo exasperados no solo por las horas de espera, sino también por la incertidumbre, la falta de información suficiente y clara por parte de la compañía y la imposibilidad de acceder a servicios de atención al cliente en castellano, dando que tanto los SMS enviados a los móviles de los afectados como la asistencia telefónica se proporcionaron exclusivamente en inglés.

Parte de las familias afectadas que se quedaron bloqueadas en Madrid desde el sábado a las 16:25 de la tarde, la hora en que debía salir su vuelo, emprendieron el viaje en un vuelo de Norwegian a las 21:30 del domingo, es decir, casi treinta horas después de lo programado.

La compañía Norwegian comenzó a operar a finales de octubre en el mercado doméstico de vuelos Canarias-Península con una flota de 737-800, que la aerolínea define como una de las más modernas de Europa y un modelo de avión que los expertos sitúan entre los aparatos con mejores prestaciones del mercado. La irrupción de Norwegian, con unos precios medios por trayecto inferiores a 30 euros en su tarifa básica para residentes, provocó una caída en cascada de los precios entre sus competidores. Norwegian es además la única compañía que ofrece wifi gratuita a los viajeros en todos los vuelos.

Share this post

No comments

Add yours