Paros de controladores: Enaire miniza el impacto y USCA cifra en 300 los vuelos afectados

Share this post

Usca valorará la posibilidad de endurecer las protestas mediante la convocatoria de nuevas jornadas de huelga de mayor duración que las realizadas hasta ahora

 

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), convocante del paro de tres horas realizado hoy en los aeropuertos españoles, cifró en 5.400 minutos de demora global el efecto de la protesta, que según el sindicato afectó a unos 300 vuelos de las 1.141 operaciones inicialmente previstas dentro de la franja horaria de la huelga (entre las 10:00 y las 13:00 hora peninsular). El gestor de navegación aérea, Enaire, asegura sin embargo que los paros parciales no han tenido consecuencias relevantes, que se gestionaron incluso más operaciones de las inicialmente previstas (1.150) y que las demoras son las habituales por el aumento de tráfico en temporada alta y las fechas vacacionales. La situación va camino de empeorar tras los paros que se repetirán este domingo 26 de julio entre las 17:00 y las 20:00 horas: USCA responsabiliza directamente a Enaire de los retrasos que sufren los pasajeros por su incapacidad para encontrar una salida negociada y ya advierte que se propone debatir internamente un endurecimiento de la protesta, probablemente mediante nuevos paros de mayor duración que los realizados.

Los servicios mínimos se han cumplido, no se han producido incidentes relevantes y el impacto operativo ha sido bajo. Con estas tres ideas resume Enaire la situación que se ha registrado hoy en los aeropuertos y los centros de control del tránsito aéreo. El gestor de navegación incluso hizo hincapié en  que en la franja horaria de los paros se habían atendido 9 operaciones más de las inicialmente previstas, con cerca de 2.600 vuelos y sobrevuelos atendidos desde las cero horas hasta las 13:00 horas del sábado. Al ser consultadas sobre los 5.400 minutos de demora citados por USCA, las fuentes de Enaire consultadas dijeron no tener constancia de este volumen, pero aseguraron que en todo caso los retrasos mínimos son habituales en fechas vacacionales.

Con datos procedentes de los cálculos de Eurocontrol, USCA explicó sin embargo que los 5.400 minutos fueron los acumulados durante las tres horas de paro, con una media de retraso de entre 15 y 20 minutos que afectó a unos 300 vuelos, esencialmente en el área de Barcelona y Palma, por efecto rebote de Barcelona, y la zona de Levante. De hecho, el sindicato colgó hoy en su página web, citando como fuente los datos de Eurocontrol, seis regulaciones de tráfico aéreo con desplazamientos de vuelos a otros márgenes horarios y retrasos provocados por esos cambios para garantizar la seguridad de las operaciones.

De acuerdo con esa información, tres de las seis regulaciones se adoptaron al superarse el número de operaciones que se podía gestionar de forma segura a causa de los paros parciales de los controladores. La previsión más alta de retraso, superior a 45 minutos, afectaba a una de las zonas controladas por el centro de Barcelona y en concreto a los vuelos de Alicante, Valencia y los que conectan Ibiza con la Península. Según esta información, el centro de control de Barcelona concentró el mayor impacto de la protesta, a lo que se añadió otra regulación por causas meteorológicas (tormenta).

¿Y cuál es el escenario que se abre ahora? Todo parece indicar que el conflicto va camino de hacerse crónico, ante la cerrada negativa de Enaire a admitir las dos reclamaciones que motivan este paro de controladores: la readmisión de un profesional despedido en Santiago y la anulación de las sanciones disciplinarias (un mes de suspensión de empleo y sueldo) impuestos a 61 profesionales de Barcelona, a pesar del archivo en la vía penal de la causa abierta contra ellos por el supuesto abandono de su puesto de trabajo durante el grave conflicto vivido en los aeropuertos en diciembre de 2010. La controladora Susana Romero, responsable de comunicación de USCA, explicó que el sindicato valorará a partir de ahora qué hacer ante la ausencia “de un diálogo real” y la negativa de Enaire a atender las reclamaciones del sindicato.

.

Share this post

No comments

Add yours