Preocupación en Greenpeace por contaminación en la costa de Veneguera, de gran valor natural

Share this post

La organización ecologista e investigadores de la Ulpgc recogen muestras y constatan la contaminación en la zona

Greenpeace muestra su preocupación por la aparición de fuel en las costas del Sur de Canarias, y en concreto por la afección a la costa de Veneguera, en Gran Canaria, uno de los pocos espacios que quedan sin urbanizar en la isla. Este entorno, recuerda la organización ecologista, está incluido en la Red Natura 2000 (Franja Marina de Mogán), protegido por la Unión Europea por la presencia de tortugas y el amenazado delfín mular (Tursiops truncatus). Además, este tramo de la costa, conforma el Parque Rural del Nublo, un espacio singular donde coinciden varios valores naturales que justifican su protección.

A última hora del miércoles, una cantidad de fuel aún por determinar alcanzó la playa de Veneguera, en el municipio de Mogán, en Gran Canaria. Greenpeace ya había advertido sobre la posibilidad de que la contaminación producida por el hundimiento del buque ruso Oleg Naydenov llegara a tierra. La organización considera que esta complicada situación “es consecuencia directa de los errores cometidos en la cadena de decisiones desde que el buque se incendió”. De confirmarse que el vertido se está dirige hacia la costa, Greenpeace pide un incremento de medios para limpiar tanto la zona costera como la mancha alejada cuando las condiciones lo permitan.

“La llegada de hidrocarburos a las costas hace imprescindible activar todos los medios técnicos y humanos para evitar que los impactos sean más graves. Hasta ahora, el Ministerio de Fomento es el que ha llevado el peso del operativo, pero es esencial que el Ministerio de Medio Ambiente se ponga a trabajar activamente”, ha declarado el portavoz de Greenpeace Julio Barea desde la zona afectada.

Para comprobar cuál es la situación actual, en un entorno tan cambiante e imprevisible, Greenpeace se ha trasladado al litoral en el que ha aparecido el fuel. Además, sobrevolará de nuevo la zona para volver a documentar el estado del vertido. El vertido  tiene tres frentes abiertos: la zona del hundimiento; la mancha de casi 200 km de extensión que se aleja al suroeste y la zona costera de Mogán. Por ello, Greenpeace considera fundamental incrementar cuanto antes los efectivos para que puedan actuar en los tres puntos y conocer con antelación la posible llegada de nuevas manchas a tierra.

La organización ecologista ha tomado muestras en el área del hundimiento (a alrededor de una milla del punto, por la zona de exclusión). Acompañados por investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Greenpeace monitorizó la situación y recogió muestras que constatan la existencia de contaminación en la zona, en forma de galletas de fuel, que serán analizadas.

“Los que mejor conocemos el medio ambiente y estamos especializados en estos procesos de contaminación no podemos participar ni estamos apoyados por las instituciones públicas. La única posibilidad de acceder ha sido gracias a la generosidad de Greenpeace“, ha declarado Jesús Cisneros, profesor de contaminación marina del departamento de física de la Ulpgc. “Las muestras se han tomado para estudiar la dispersión física y biodegradación química del fueloil. Se toman muestras en diferentes puntos posicionados por GPS y se calculan los procesos que han sufrido en esa distancia”, ha explicado el profesor.

 

 

Share this post

No comments

Add yours