Quintero quiere saber qué idioma habla Fomento

Share this post

El senador Narvay Quintero pregunta al ministerio si piensa sentarse con pilotos y controladores antes de imponerles el inglés como idioma único

 

¿Se sentará el Gobierno de España con las organizaciones profesionales del sector aeronáutico antes de seguir adelante con su propósito de imponer el inglés como idioma único entre controladores aéreos y pilotos en el espacio aéreo español, incluso cuando sólo estén implicados operadores hispanohablantes? Es la pregunta que ha lanzado al Ministerio de Fomento en el Senado el parlamentario herreño de CC Narvay Quintero, que va más allá: “¿Va a defender el Gobierno el idioma español, además uno de los mejores estandartes de la Marca España?”

El senador recuerda en el texto de su pregunta que las principales organizaciones profesionales de pilotos y controladores aéreos de España han cuestionado públicamente la medida proyectada por el Ministerio de Fomento, que ha pedido a las compañías aéreas que vayan implementando el inglés como idioma único en las comunicaciones de sus pilotos con los controladores, con el objetivo final de imponer una medida legislativa en esa misma dirección.

“La prohibición del uso del español en las comunicaciones aeronáuticas puede reducir la conciencia situacional de las tripulaciones y controladores aéreos españoles cuando no se encuentre involucrada una aeronave extranjera, pudiendo disminuir por tanto los niveles de seguridad operacional”. Así recoge Quintero en su pregunta la inquietud que las organizaciones profesionales USCA, SEPLA, APROCTA, COPAC, APCAE y AEP han hecho llegar sucesivamente a la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), la Dirección General de Aviación Civil y en último extremo la propia titular del Ministerio de Fomento, Ana Pastor, en vista de que los escalones inferiores de la Administración no dan respuesta ante esta protesta.

Pilotos y controladores aéreos llaman la atención sobre el sinsentido que supone que Fomento pretenda que el inglés se imponga en el espacio aéreo español incluso cuando todas las tripulaciones y controladores sean hispanohablantes. Con esta medida, una hipotética situación de conflicto en el cielo español entre dos aeronaves con pilotos hispanohablantes tendría que ser resuelta en inglés entre los comandantes y los controladores aéreos, incluso aunque los interlocutores no tuvieran un nivel óptimo de la lengua de Shakespeare, y no en el idioma nativo de los profesionales.

 

 

Share this post

No comments

Add yours