Sebastián Ruiz Benítez, padre del teniente Ruiz Galván, fallecido en el accidente del SAR de marzo de 2014 en Canarias

Sebastián Ruiz: “General Salto, no mente el nombre de Dios en vano”

Share this post

OPINIÓN

 

Autor: Sebastián Ruiz Benítez (*)

Al leer lo manifestado por el General Javier Salto Martínez-Avial en su toma de posesión como nuevo Jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA), me he sentido ofendido e indignado ante el cinismo e hipocresía demostradas.

No me puedo creer que Dios haya estado presente en las decisiones que ha tomado, y en especial en todo lo relacionado con la muerte de mi hijo Sebas y sus compañeros el día 19 de marzo de 2014, Día del Padre que por su culpa jamás podré olvidar.

No me puedo creer que Dios le impulsara a anteponer el cumplimiento de la “misión” a ignorar la carencia de elementos de seguridad necesarios en los helicópteros para evitar que perdieran la vida, que no dudaban en arriesgar, para salvar la vida de los demás.

No puedo me creer que Dios le impulsara a pensar que como se había estrellado un helicóptero y no un caza F-18 tendría menos repercusión en los medios de comunicación y afectaría menos a su carretera militar.

No me puedo creer que Dios le inspirara para justificar lo sucedido con aquella frase de “el que no se vuela, no se mata”.

No me puedo creer que Dios le inspirara para tomar la decisión de impedir que sus compañeros erigieron un monolito en recuerdo de nuestros hijos con motivo del primer aniversario.

No me puedo creer que Dios le ordenara recluir en una habitación al superviviente para conminarle a firmar un pacto de silencio, para que no se conociera la verdad de lo ocurrido.

Una vez más el General Salto está mintiendo, porque no creo que Dios hubiera permitido ese comportamiento.

Cuando estuvo de Jefe del Mando Aéreo de Canarias (MACAN) no hizo absolutamente nada, mas bien todo lo contrario, tapando las carencias y escasez de medios anteponiendo LA MISION a la seguridad y la vida de sus subordinados.

Me temo que la ministra de Defensa, o está mal informada, o hay otros intereses que al día de hoy desconocemos aunque intuimos, que puedan justificar tan rápida y meteórica carrera de ascensos para alguien que no pasó de ser del “montón” de su promoción, dejando detrás a personas de mucha más valía profesional y seguro que personal.

El Ejército del Aire necesita de un general que antes que nada sea “PERSONA” y que no se olvide de las carencias que tuvo que soportar cuando era un oficial recién salido de la AGA, y que tenga presente que la transformación que necesita el Ejército del Aire es que sea la vida de las personas que lo integran lo primero, y después todo lo demás, incluida su propia carrera personal.

(*) Sebastián Ruiz Benítez es padre del teniente Sebastián Ruiz Galván, uno de los pilotos fallecidos el 19 de marzo de 2014 cuando un helicóptero del SAR se estrelló en el mar al Sur de Gran Canaria.

 

 

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, junto a Javier Salto, tras su toma de posesión como nuevo jefe del Estado Mayor del Aire. Fotografía: MINISTERIO DE DEFENSA

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, junto a Javier Salto, tras su toma de posesión como nuevo jefe del Estado Mayor del Aire. Fotografía: MINISTERIO DE DEFENSA

Share this post

1 comment

Add yours
  1. artemir 5 abril, 2017 at 06:49 Responder

    “…no mente el nombre…” Primero, decirle a este padre que tiene toda la razón: un cargo agradecido no lo justifica todo. Segundo, que estoy de acuerdo con “mente”, proveniente de un inexistente “mentare” latino, cuyo pariente es mens/mentis (la mente). El DRAE lo conjuga como acertar, que daría miente, igual que mentir, con lo que no estoy de acuerdo. Un saludo.

Post a new comment