Seis alumnos especiales estrenan una Escuela de Vela sin fronteras

Share this post

Un hombre con parálisis cerebral de nacimiento y cinco personas con discapacidad intelectual son los primeros aprendices de la Escuela de Vela Adaptada impulsada por el Club Náutico de Gran Canaria y La Caixa

 

En el mar no hay barreras ni fronteras. Tampoco para quienes padecen algún tipo de discapacidad. Lo han comprobado los primeros alumnos de la Escuela de Vela Adaptada que ha puesto en marcha el Real Club Náutico de Gran Canaria con el apoyo de la Obra Social de La Caixa. Un hombre con parálisis cerebral de nacimiento y cinco personas con discapacidad intelectual de la asociación Adepsi han sido los alumnos debutantes en esta escuela, que obedece a un empeño personal del presidente del Club Náutico, Óscar Bergasa, y ha recibido el apoyo económico de la Obra Social de La Caixa, informó hoy la entidad.

José, María, Tony, Santiago y Artemi de la fundación Adepsi han podido introducirse en el manejo de cabos y velas. Los cinco participaron juntos en el primer turno grupal organizado por la escuela, que incluyó una salida a navegar en el barco de iniciación, denominado Raquero. Este es el primer paso, antes de pasar a la clase Hansa 303. Por su parte, Javier González, que sufre una parálisis cerebral de nacimiento que le obliga a desplazarse en silla de ruedas, es el primer alumno graduado a título individual en esta escuela de vela adaptada. Javier, informó la Obra Social, dijo haber sentido “muy buenas sensaciones” al haber podido situarse en el timón y ser protagonista de la navegación.

Esta escuela de vela adaptada es una iniciativa pionera en sí misma gracias al impulso de Óscar Bergasa, pero además, subraya la Obra Social, innova también como fórmula de colaboración entre el Club Náutico y La Caixa. Ambas instituciones presentaron el 25 de junio los dos primeros barcos Hansa 303 de la Escuela de Vela Adaptada de Canarias.

El director del área de negocio de Caixabank en Gran Canaria Centro, Armando Rodríguez, subrayó que esta colaboración es “particularmente gratificante” porque conlleva también la aportación por parte del Club Náutico de 20 plazas de vela para niños en riesgo de exclusión social acogidos al programa de CaixaProinfancia.

 

Share this post

No comments

Add yours