Tres tortugas de la ‘guardería’ de Fuerteventura inician su vida en el mar

Share this post

Este fin de semana el Cabildo liberó a estos animales criados en el centro de Morrojable

Con el deseo de ver su regreso algún día a la misma playa que las vio nacer, este fin de semana fueron liberadas en Cofete, en la isla de Fuerteventura, tres ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta) cuya vida se había desarrollado hasta este momento en cautividad, en el Centro de Recuperación y Conservación de Tortugas Marinas de Morro Jable, instalaciones conocidas popularmente como la guardería de tortugas.

Turistas y vecinos de la zona presenciaron la liberación de estos animales en uno de los parajes emblemáticos del Parque Natural de Jandía. La playa de Cofete, con 13 kilómetros de arena virgen y libre de construcciones, es desde hace una década el punto clave para desarrollar el proyecto de reintroducción de la tortuga Caretta caretta en Fuerteventura, que contó durante varias campañas anuales con la translocación a territorio majorero de miles de huevos de tortuga boba desde Cabo Verde, recogidos en el mismo momento de su puesta en condiciones naturales, indica el Cabildo.

“La esperanza es que una vez sean adultas y tengan edad para reproducirse, estas tortugas regresen a desovar en Fuerteventura, en la misma playa en que nacieron, señala la consejera de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura, Natalia Évora. “Esta es una de las increíbles particularidades de la especie, y los resultados positivos de este estudio han sido probados en otros lugares del mundo”, subraya.

Évora explica que se trata de tres ejemplares de entre 4 y 7,5 kilogramos de peso que, en el momento de su eclosión nacieron más débiles, debido a las condiciones de temperatura, y que ahora ya cuentan con el peso y el tamaño suficientes para desenvolverse en el medio natural con mayores posibilidades de supervivencia. La liberación de las tortugas procedentes del estudio de reintroducción y de aquellas otras que llegan al centro de recuperación tras aparecer accidentadas en distintas circunstancias, “es siempre una oportunidad de concienciar a la población y divulgar sobre la conservación del medio marino”, aseveró.

La tortuga boba es una especie que se distribuye por todos los océanos y mares tropicales y subtropicales, en un área muy extensa. Se encuentra en aguas de las plataformas continentales, bahías, lagunas y estuarios, y en ocasiones hasta en el interior de puertos. Esta amplia distribución y adaptabilidad a todo tipo de ecosistemas marinos hacen de esta especie un especial indicador del estado de los océanos, al relacionarse su estado de conservación con la salud de los propios mares.

La Caretta caretta está considerada en peligro de extinción según los criterios de la Unión Mundial para la Naturaleza. Sus principales amenazas son la pesca y la contaminación marina, puesto que es relativamente frecuente encontrar ejemplares enredados en mallas, plásticos o residuos, que les impide alimentarse con normalidad y les puede llevar a la muerte. La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura cuida actualmente ocho de estas tortugas, que durante los últimos meses han sido localizadas enfermas  o accidentadas en distintos puntos de la geografía insular. Una vez recuperadas son progresivamente devueltas al mar.

(Fotografías: Cabildo de Fuerteventura)

Share this post

No comments

Add yours