Un fallo eléctrico externo afectó a la torre de control de Fuerteventura

Share this post

Enaire dictó una limitación del tráfico por razones de seguridad en el aeropuerto majorero, pero AENA asegura que provocó un único retraso de 5 minutos

 

Un corte eléctrico externo afectó en la mañana del domingo 7 de junio a varios sistemas de la torre de control del aeropuerto de Fuerteventura y obligó a Enaire a declarar una contingencia y una regulación del tráfico aéreo, pero esta situación solo ocasionó un único retraso de 5 minutos en un vuelo interinsular procedente de Gran Canaria, según datos confirmados por AENA Canarias y el propio aeródromo majorero. AENA Canarias asegura que el corte de fluido eléctrico y el hecho de que afectara a los sistemas de la torre de control motivó la declaración de una contingencia de tipo B y, por razones de seguridad, una regulación de tránsito aéreo, con un límite de diez operaciones por hora. Esta situación se prolongó desde las 7:05 horas hasta las 8:22. Con todo, sostiene AENA, el aeropuerto comenzó a operar a su hora habitual, las 7:30, y recibió tres vuelos durante la contingencia, solo uno de los cuales experimentó un retraso de 5 minutos.

El fallo eléctrico y la regulación se conocieron desde primera hora del domingo a través del perfil de @controladores aéreos en Twitter, sobre datos aportados por la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA). La previsión inicial de la regulación aérea se basó en una estimación de posibles retrasos de 45 minutos, pero AENA asegura que en la práctica solo se registró esa única demora de 5 minutos y que la situación quedó totalmente normalizada a partir de las 8:22 de la mañana. La torre de control de Fuerteventura es una de las que quedaron privatizadas con el cambio de rumbo marcado por José Blanco cuando fue ministro de Fomento. Su externalización puso en manos de un operador privado la gestión de la torre, aunque esta circunstancia no guarda relación con la incidencia operativa registrada el domingo.

Se trata de la segunda incidencia por causas eléctricas en la torre de control de un aeropuerto canario en veinte días, después de que el 20 de mayo pasado se produjera un corte de suministro y una caída de la señal radar en la torre del aeródromo Tenerife Sur. Por si fuera poco, la meteorología también causó el domingo trastornos en el aeropuerto Tenerife Norte, con varios vuelos en espera en el aire por niebla y visibilidad prácticamente nula, según informaron también los controladores aéreos. La compañía Binter Canarias también se ha hizo eco de los problemas operativos en Tenerife Norte.

Las regulaciones de tráfico aéreo se dictan cuando, por causas diversas, se estima que puede producirse una merma en la capacidad operativa en un aeropuerto. Este domingo, cuatro aeropuertos españoles quedaron sujetos a regulaciones, según la información proporcionada por USCA. En el caso de Fuerteventura, como ha corroborado AENA, la regulación se activó por razones de seguridad ante el efecto del corte eléctrico sobre los sistemas de la torre de control. En un principio, la regulación preveía derivaciones de aviones a otras franjas horarias con demoras estimadas de 45 minutos, que según AENA no llegaron finalmente a producirse. Los otros aeropuertos afectados por regulaciones fueron Barcelona y Mallorca, por incapacidad para gestionar los vuelos con los medios programados por Enaire, y en Madrid, por razones relativas a la capacidad del aeródromo.

El 20 de mayo se produjo un grave fallo en el aeropuerto Tenerife Sur, donde la torre de control se quedó sin fluido eléctrico y sin señal radar debido a unos trabajos de mantenimiento en el aeropuerto. La Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aéreo (Aprocta) ha exigido una investigación y una aclaración de las causas y de las responsabilidades tanto a AENA como al Ministerio de Fomento.

 

Share this post

No comments

Add yours