Buzos de la Armada. Fotografía: Armada española

Un tirador protege de los tiburones a los buceadores que buscan el helicóptero del SAR

Share this post

Un tirador de precisión a bordo de una embarcación rápida acompaña a los buceadores que rastrean el mar a 45 millas de la costa marroquí en busca del helicóptero hundido del SAR para protegerles de los tiburones que merodean por el lugar, según ha informado esta mañana en su último reporte de la situación el Ministerio de Defensa. La búsqueda de la aeronave prosigue en el fondo del mar para localizar la cabina y verificar si los tripulantes de la nave quedaron atrapados dentro.

Los equipos de buceadores integran un total de 20 especialistas, 16 de ellos del Ejército español y otros 4 de la empresa propietaria del buque Olympic Zeus, contratado en su día por Fomento para intervenir en el sellado de las fugas de combustible del pesquero ruso Oleg Naydenov hundido al Sur de Gran Canaria. Los buceadores se hacen al agua por turnos en el intento de localizar el paradero de la aeronave, que se hundió en el mar horas después de realizar un aparente amerizaje de emergencia. Desde el sábado, día en que comenzó el intento de localizar la nave, Defensa ha ido aumentando el despliegue de medios navales para tratar de dar con el helicóptero, atado y remolcado durante varias horas el viernes por un buque holandés que finalmente no pudo retenerlo en la superficie.

Es la primera vez que Defensa señala la existencia de tiburones como una complicación añadida a las tareas de búsqueda, una circunstancia que tampoco señaló hace 19 meses cuando se estrelló en el mar otro helicóptero del SAR en el que murieron cuatro personas. La presencia de tiburones es habitual en mar abierto en las aguas que rodean el archipiélago y de hecho, es frecuente que sean observados por los buceadores de recreo en Canarias en determinadas zonas. Hasta la fecha, no se conoce ningún caso de ataque de tiburones a humanos, pero, a juzgar por lo que explica Defensa, el ministerio ha decidido tomar precauciones y medidas de protección de los buzos en la superficie en el área de búsqueda, donde se registra estos días una alta actividad de buques militares y sonares precisamente como consecuencia de la operación de búsqueda.

El despliegue naval dio un paso más en la noche del martes con la llegada de los cazaminas Turia y Segura, que intervienen ya en el rastreo submarino. Estos dos barcos completan el trabajo que ya venían realizando los sonares y los dos robot submarinos con que cuenta el Olympic Zeus.

El juez togado militar que se ocupará de la instrucción de este caso y los miembros de la Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM) permanecen en la zona, ahora a bordo del buque de acción marítima Rayo, que llegó al área de búsqueda el martes, tras una escala en Gran Canaria (ver vídeo de su salida).

 

Share this post

No comments

Add yours