Vicente Zapata (ULL): “El senderismo es un auténtico fenómeno social”

Share this post

Tenerife lleva su experiencia al primer Congreso Internacional de Montañismo de Zaragoza

“La gente sale a caminar y a recrearse con el entorno en una actividad con un enorme potencial turístico”

Rosa Cárdenes (@rosacardenesd)

El senderismo nació con una vocación eminentemente deportiva, era un reto personal para cubrir un trayecto en un mínimo de tiempo posible, pero con el paso de los años se ha convertido en una actividad multifuncional y en un auténtico fenómeno social, señala Vicente Zapata, profesor de Geografía Humana de la Universidad de La Laguna (ULL). “Hoy en día la gente sale a caminar, a respirar y a recrearse con el entorno”, comenta sobre una actividad que tiene “un enorme potencial turístico”. Miembro del Consejo Asesor Científico de las Montañas, Zapata participó como ponente en la mesa redonda sobre senderismo del Congreso Internacional de la Montaña (CIMA).

El congreso, organizado por la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (Fedme) para abordar los retos del montañismo en el siglo XXI, se celebró en Zaragoza en marzo con la participación de ponentes llegados de varios países de Europa y contó con Vicente Zapata en representación de la ULL y del montañero y geógrafo Pedro Millán por la Fundación Santa Cruz Sostenible. Entre otras cuestiones, en CIMA se habló sobre seguridad en la montaña, turismo activo, la conservación del entorno, y la conjugación de las actividades tradicionales de montañismo con las nuevas tendencias. 

En el congreso se ha constatado que “Tenerife está muy bien posicionada”, comenta Zapata sobre el senderismo, una actividad en la que “hay que fortalecer el trabajo comunitario y en la que la iniciativa pública y privada deben de ir de la mano”, subraya. “La isla avanza de una manera firme, a través de la iniciativa pública, pero el elemento que la diferencia de otros territorios es que grupos de personas se están movilizando para recuperar antiguos caminos ponernos en valor y a disposición de la ciudadanía”, añade.

Asiduo visitante de Anaga, lugar que transita de forma frecuente con grupos de alumnos de Grado de Turismo de la ULL, Zapata recuerda que Tenerife tiene una red compuesta por un centenar de senderos acreditados por la federación de montañismo en zonas como el Parque Nacional del Teide, Teno o la corona forestal, “pero además cuenta con una red inmensa de caminos tradicionales por los que la gente sigue caminando”.

Muchas de esas vías de comunicación de antaño requieren de mejoras pues se han deteriorado con el paso del tiempo, sin embargo subraya que no es tan importante tener muchos kilómetros, sino que los que estén ya rehabilitados se mantengan en las mejores condiciones posibles. “No se puede abrir un camino y animar a las personas a que lo transiten, y que luego se acumule la basura en ellos o se deterioren; por eso, hay que invertir en su mantenimiento y también decirle a los senderistas que ayuden a cuidar el camino tal y como está”.

La ciudadanía, indica, empieza a darse cuenta de que tener un sistema viario tradicional puede servir a la mejora y revitalización de las zonas habitadas donde se encuentran estos caminos tradicionales. “Hasta ahora hemos sido muy críticos porque la administración ha ido en solitario y los ciudadanos han tomado iniciativas por su cuenta, pero nuestro planteamiento es que, en un tema que tiene que ver con nuestra identidad, todos tenemos que ser copartícipes, tiene que haber un trabajo conjunto y colaborativo”.

En ese sentido, la Universidad de La Laguna y la Fundación Santa Cruz Sostenible, después de identificar y catalogar todos los caminos del Macizo de Anaga mediante convenio, han puesto su mirada en la rehabilitación del camino de Abicore que enlaza San Andrés con Taganana, como una fórmula de contribuir al desarrollo y a la actividad económica de estos dos núcleos de población. “Vamos a trabajar con colectivos empresariales de estos dos lugares en esa línea”, señala Zapata e indica que “todo el trabajo preliminar se ha hecho con vecinos y vecinas de esas dos localidades y técnicos municipales en la línea de un trabajo colaborativo”.

De lo que se trata, añade, “es que no sea solamente que un turoperador lleve a un grupo de turistas y cuando acabe su actividad se marche. Hay que combinar el senderismo con otras actividades y hay que intentar generar productos específicos para los senderistas, concentrar la atención de los turistas y también de los residentes”. Alojamiento, restauración, comercios con productos específicos para los caminantes y artesanía son algunas de las cuestiones que se barajan en esta iniciativa que trata de fortalecer, en este caso, la economía de San Andrés y Taganana, pero también de otras zonas a través de la recuperación de otros caminos, como el de La Lechera y el de Candelaria.

Por otra parte, el profesor de la ULL valora el hecho de que la Unesco haya aceptado la propuesta para que el Macizo de Anaga sea declarado Reserva de la Biosfera, y cuya decisión se conocerá el próximo mes de junio. “Ser Reserva de la Biosfera puede ser un elemento dinamizador y muy positivo si sabemos desarrollar esa distinción, y además involucrar a las actividades locales en el desarrollo de sus beneficios”, dice. Ahora el reto está, según Zapata, en que todo este proceso revierta en la mejora de ese territorio, en la reactivación de las actividades económicas que se desarrollan en la zona, fundamentalmente el sector primario, en la calidad de vida de sus habitantes y en el desarrollo de un turismo interesado en la naturaleza y el patrimonio.

(Fotografías: Fundación Santa Cruz Sostenible / Vicente Zapata)

Share this post

No comments

Add yours