Clicky

Canarias pide la mediación de Rajoy para evitar una ruptura institucional por las prospecciones

Share this post

El Gobierno de Canarias afirma que el clima de crispación entre esta comunidad y el Estado requiere de la intervención de Mariano Rajoy

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, afirma que la tensión y el clima de crispación que se vive en las Islas a consecuencia de las prospecciones petrolíferas, además del trato que está recibiendo la sociedad canaria por parte del Estado, requieren de la intervención del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para evitar una posible ruptura institucional. Rivero apuntó que las prospecciones en aguas cercanas a Canarias y frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura no son una operación estratégica para la empresa y afirmó que esta “recibe presiones del regulador”, en este caso el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

El presidente canario compareció este jueves con los presidentes de los cabildos de Fuerteventura, y Lanzarote, Mario Cabrera y Pedro San Ginés, un día después de que el Ministerio de Industria hiciera pública la autorización por la que Repsol podrá iniciar los sondeos exploratorios. Rivero se mostró muy crítico con el proceder del Gobierno de España, que no tuvo la deferencia de comunicar a las instituciones canarias que había otorgado el permiso a la petrolera, dijo, en una actuación que calificó de “desprecio y desatención” a los canarios.

“Que un asunto de esta relevancia que está generando controversias en todo el archipiélago y en todo el estado no merezca, por parte del gobierno, la mínima atención para comunicarlo previamente a las instituciones canarias, es prueba de ese desprecio”, afirmó Rivero. Señaló además que “Canarias no está en venta”, en relación al anuncio del ministro de Industria, José Manuel Soria, de otorgar compensaciones a Canarias en el caso de que Repsol encuentre petróleo.

“Este no es un tema que pueda encauzarse con compensaciones económicas, aquí está el modelo económico de Canarias”, indicó Rivero, en alusión al turismo y el principal motor económico de las Islas, y que, en el caso de Lanzarote y Fuerteventura significa más del 51 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB), señaló. Rivero dijo que José Manuel Soria es el “instigador” del clima de tensión y crispación que se está produciendo entre la sociedad canaria y el Gobierno de España, al que acusó de “sembrar tempestades”.

“La gravedad de esta situación hacen imprescindible la intervención del presidente Mariano Rajoy, porque en cinco siglos de historia no ha habido un problema de tanto calado en las relaciones entre Canarias y el Gobierno de España como este”, indicó Rivero. Además recordó que, en el caso de Baleares, donde gobierna el PP, Mariano Rajoy ha dicho que se suspenderían ante la mínima duda de riesgo, “pero en el caso de Canarias no se ha pronunciado”.

El presidente del Gobierno canario afirmó además que Repsol debería de reflexionar y ralentizar su proyecto, hasta tanto no exista un acuerdo entre Canarias y el Gobierno de España.“No es bueno que una empresa privada tome parte en un conflicto de tal envergadura”, subrayó, para añadir que las prospecciones no son un asunto estratégico para Repsol, sino una “imposición” del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.“No son los intereses de una empresa privada, son presiones del regulador y el ministro es el que tienen interés en que esto se lleve a cabo”, apostilló.

Tal y como anunciaron ayer los cabildos de Fuerteventura y Lanzarote, ambas corporaciones y el Gobierno de Canarias presentarán recursos ante la vía administrativa solicitando la suspensión de la autorización a Repsol, y si fuera necesario en la vía jurídica, afirmó Rivero.

Por su parte, el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, apuntó que los socios de Repsol “tienen que pensarme mucho si defender sus propios intereses de la empresa o atender a lo que desde un ministerio se les está diciendo”. Cabrera dijo que el Cabildo guarda buenas relaciones con Sacyr y La Caixa, pero que podrían no ser tan buenas “si los socios de Repsol se dejan arrastrar por unos intereses que no son los suyos”.

 

Share this post

No comments

Add yours