avjk5022

Las víctimas de Spanair piden apoyo ciudadano para evitar más muertes en tragedias aéreas

Share this post

La asociación de víctimas del vuelo JK5022 de Spanair, que se estrelló el 20 de agosto de 2008 en una pista de Barajas con un balance de 154 muertos, piden el apoyo de los ciudadanos para esclarecer las verdaderas causas del accidente y contribuir a que no haya más muertes en accidentes aéreos. La AVJK5022 celebrará este jueves en Las Palmas de Gran Canaria una concentración para exigir una comisión de investigación sobre el accidente y la creación de un órgano multimodal de investigación y prevención de accidentes que sea independiente de las instituciones públicas. “Solo la verdad dará la paz que da la Justicia: por una comisión de investigación que aclare las causas y depure responsabilidades”, reza el eslogan de la concentración, que se celebrará este 20 de abril entre las 18:00 y las 20:00 en la calle de Triana de la capital grancanaria.

Este colectivo de víctimas, que preside Pilar Vera, ha decidido iniciar una ronda de manifestaciones ciudadanas después del último revés político cosechado en la comisión de Fomento del Senado. Los parlamentos autonómicos de Canarias, Madrid y Castilla-León habían aprobado por unanimidad de todos los partidos políticos una proposición no de ley que pedía tanto una investigación del accidente como la creación del órgano multimodal. Sin embargo, cuando esta propuesta llegó al Senado, el Partido Popular y el Partido Socialista se aliaron para votar en contra, lo que derribó la propuesta.

“La AVJK5022 que agrupa a las familias desesperadas por la negativa continua y sistemática desde el mismo 20 de agosto de 2008 a conocer por qué murieron los nuestros solicita el apoyo de la ciudadanía en general y en particular de los canarios para lograr estos objetivos”, reza la convocatoria de la concentración.

El avión de Spanair se estrelló en la pista 36L de Barajas pocos segundos después de iniciar la carrera de despegue. El avión no tenía desplegados los alerones sin los cuales no podía emprender el vuelo, pero ninguna alarma alertó a los tripulantes de esta errónea configuración, lo que provocó que el aparato se estrellara y partiera por la mitad, convirtiéndose acto seguido en una bola de fuego. La aeronave volaba con un certificado de aeronavegabilidad prorrogado que vencía solo dos días después y cuya vigencia se había extendido sin que se realizara una inspección técnica del aparato. Este es uno de los ejes esenciales que, según la AVJK5022, debería esclarecerse por una comisión de investigación independiente.

Igual que varios colectivos profesionales de la aviación, como el Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC), la AVJK5022 ha sido siempre muy crítica con el funcionamiento de la actual comisión española de investigación de accidentes civiles, la CIAIAC, que orgánicamente depende del Ministerio de Fomento.

Cuando se produjo el accidente del JK5022, la CIAIAC ni siquiera había terminado el informe de otro incidente muy grave ocurrido un año antes por circunstancias muy similares en la isla de Lanzarote, donde solo la pericia de los pilotos evitó en el último momento que un avión de la compañía Mapjet se estrellara contra el suelo. Meses antes de que cayera el JK5022, Mapjet había enviado a España a su investigador principal para alertar de los fallos latentes en el modelo de avión que había sufrido el incidente en Lanzarote y advertir de ellos a las autoridades. Pero no se emitió alerta alguna y pocos meses después se produjo la terrible tragedia del avión de Spanair, que golpeó especialmente a Gran Canaria y robó la vida de familias enteras.

Desde entonces, Pilar Vera ha luchado sin descanso no solo por la búsqueda de la verdad, sino por la generación de una cultura de la seguridad que evite nuevos accidentes en un país que depende del tráfico aéreo no solo para la conectividad de sus territorios insulares, sino por la industria del turismo.

Share this post

No comments

Add yours