Jhonander Ojeda Alemán.

“Jhonander, mi héroe del SAR”

Share this post

Un joven de Gran Canaria compite en el concurso de Defensa ‘Héroes de España’ con un relato que dedica al sargento fallecido en la segunda tragedia del SAR en 19 meses

 

David, un joven estudiante de segundo de Bachillerato del IES El Doctoral, en el Sureste de Gran Canaria, competirá por el premio nacional en el concurso ‘Héroes de España, carta a un militar español’ convocado por el Ministerio de Defensa con un pequeño relato en primera persona sobre el joven Jhonander Ojeda Alemán, que falleció el 22 de octubre cuando cayó al mar un helicóptero del SAR tras haber sobrevivido un año antes a la tragedia de otra aeronave idéntica de rescate durante una maniobra nocturna. “Podían haber elegido un papel más fácil, pero fueron ese héroe que defiende a un país y, por ende, a todos nosotros”, escribió el joven David sobre los militares fallecidos en un relato que él dedica personalmente al valeroso Jhonander Ojeda.

El padre del sargento fallecido, Francisco Ojeda, tuvo ocasión este martes de reunirse con el autor del relato y con todos sus compañeros de su clase en un acto lleno de emotividad en el que David leyó en voz alta su relato completo. El padre de Jhonander le regaló al joven escritor una enseña que representa el valor de los miembros del SAR que, como su hijo, se juegan la vida para salvar la de otros.

Puedes leer aquí el relato completo de David sobre Jhonander:

 

“Valiente soldado, te he admirado desde que tengo uso de razón. Cada cumpleaños soñaba con salvar el mundo con aquellos pequeños soldados de goma que manejaba a mi antojo, regalando la victoria a uno u otro bando sin tener en cuenta ningún otro interés que no fuera el entretenimiento y el júbilo de un niño de corta edad. Jugaba con sus vidas, se las arrebataba y se las regalaba como si yo fuera Dios. Pero han pasado los años y ese niño ya creció. Hoy me doy cuenta de que la realidad se aleja bastante de aquellos juegos inocentes de mi infancia”.

“¡Soldado! Eres un héroe, pero un héroe anónimo, silencioso, discreto, un héroe que entrega su vida por defender la de los demás, un héroe de carne y hueso, un héroe con sentimientos, miedos y temores, pero sobre todo, con mucho valor. No buscas la gloria y la fama, ni siquiera el reconocimiento, solo esperas la gratitud y la sensación de estar haciendo lo correcto”.

“En todo este tiempo, no he podido llegar a comprender cómo alguien es capaz de pensar en salvar la vida de personas anónimas para él, dejando en espera a aquellas con las que comparte lazos de sangre y corazón. Pero ahora lo entiendo, ustedes son héroes, héroes humanos”.

“Uno de estos héroes es el sargento del Ejército del Aire Jhonander Ojeda Alemán, que falleció en un accidente el 22 de octubre de 2015, junto a sus compañeros el capitán José Morales Rodríguez y el teniente Saúl López Quesada, cuando regresaban de Senegal de una operación de cooperación con el Ejército senegalés y después de haber burlado a la muerte en marzo de 2014 en un accidente de helicóptero en el que fallecieron sus cuatro compañeros, el capitán Daniel Pena Valiño, la teniente Carmen Ortega, el teniente Sebastián Ruiz y el sargento Carlos Caramanzana. Cualquier persona habría desarrollado pánico o cuando menos rechazo a volar, pero como hacen los héroes, el sargento Jhonander Ojeda Alemán, no: aquel era su trabajo y lo quería seguir haciendo, dicen los suyos. Y es que su labor consistía en estar ahí para socorrer a gente en apuros, en correr riesgos para que otros puedan disponer de la oportunidad de vivir. Un compromiso solidario que permanentemente prestaba a la sociedad”.

“No puedo expresar lo que siento cuando pienso en lo que significa tu profesión: ‘Dar tu vida por los demás’. Es una definición corta, pero que posee un inmenso significado. No todos servimos para ella. Eres altruista, valiente, solidario y aunque esas cualidades las poseen muchas personas, solo algunos como él tenían la capacidad de transformar el miedo y el dolor en fuerza y determinación para decidir en un segundo lo que a otros nos llevaría toda una vida”.

“Solo me queda darte las gracias a ti y a tantos como tú que en algún momento de sus vidas, algo los impulsó a elegir un papel muy difícil de representar en este teatro del mundo. Aunque podían haber elegido un papel más fácil de representar, se decantaron por el héroe, ese héroe que defiende a un país y, por ende, a todos nosotros”.

 

Share this post

No comments

Add yours